Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Como Heidi en el Musac

BLOGGINGIR

08/01/2017 A A
Imprimir
Como Heidi en el Musac
No hay cojones, marcho para la peña ahora mismo porque veo que aquí p’al llano esta la gente del todo «enlobecida», que ya sabéis que decía Enrique Zapico que es la más absoluta de las maldades, porque «el lobo es el único animal que mata y después no lo come».

Pues aquí p’al llano veo la cosa enlobecida, no me extraña que mi amigo Fonsín ande más esnortao que Heidi en el Musac y quiera poner una fábrica de madreñas en Redipollos.

Quise probar, que me dijeron que p’al llano sociabiliza mucho la cosa, llevando el perro a dar un paseo. Y llevé el mío, de raza guto, pero guto puro, que me miraba como El Tumbao a una performance, y nos tiramos a apatrullar por San Mamés. Iba el guto mirando un escaparate de esoterismo que abre por la tarde cuando venía una moza con un perro de esos que tienen mucho cuerpo y mala cara, no sé la raza pero tiene que ser alemán porque «tiene la cabeza completamente cuadrada», que es la definición de alemán que mandó Juanita la de Pontedo a la Real Academia y está en trámites de ser admitida como buena junto a guifi, larioscontónica y presuntogilipollas.

Al cruzarse el alemán gruñó como le hace la Merkel a Rajoy, pero sin escupir. El mi guto no se vino abajo y casi se arma. La moza la echó la culpa a la chulería del guto y se lo tuve que decir:«Eres clavada a tu perro».

Creo que tengo cárcel, no se si por el perro, la moza o el novio, que no tardó en llegar a preguntar qué pasa y decidieron que el mi guto era un chulo por andar por la calle sin respetar a los alemanes. Como la vida misma.

Me voy pa'la peña, siguiendo las enseñanzas de aquel que llamaban La Chiva desde que una vez pasó el inspector por la escuela, le preguntó si sabía por qué Dios era uno y trino y al no dar respuesta le preguntó.

- Pero tú de mayor, ¿qué quieres ser sin saber estas cosas?

- Chivo.

- ¿Chivo? ¿Para qué?

- Para estar en el alto de la peña y no ver tanto cabrón como hay suelto por aquí abajo.

Pues eso.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle