Publicidad
Comienza la 'Fase 1' en León: Una ronda de normalidad

Comienza la 'Fase 1' en León: Una ronda de normalidad

ACTUALIDAD IR

Víctor S. Vélez | 25/05/2020 A A
Imprimir
Comienza la 'Fase 1' en León: Una ronda de normalidad
Sociedad Las terrazas se han llenado en una reapertura que los leoneses afrontan "sin miedo"
La ciudad de León entró este lunes en la 'Fase 1' de la desescalada. Un comienzo de semana que abrió una nueva etapa y en el que se pudo ver un significativo aumento de presencia ciudadana en las calles. En las calles y en los bares, que desde primer ahora recibieron a clientes animados por el buen tiempo y las ganas de volver, poco a poco, a la normalidad.

Durante toda la mañana se pudieron ver cafés en las terrazas, pero también muchas cañas y vermús que eran la prueba de las ganas que tenían los leoneses de la vuelta a la hostelería. Por la tarde, y facilitado por el buen tiempo de la jornada, la afluencia de público a los bares también fue más que notable. Los clientes manifestaron sentirse "sin miedo" y "ansiosos", aunque aseguraron que, durante las próximas semanas, cumplirán con las medidas de higiene y distanciamiento social para colaborar a que no haya rebrotes del Covid-19. "La mañana ha sido francamente buena y los clientes nos dicen que están con ganas de relacionarse, de juntarse con gente, de volver a saborear ese café de bar o esa cañita fría de grifo", apunta Héctor Castresana como dueño de 'El Reloj de la Catedral'.

La presencia de leoneses en las calles se multiplicó con la entrada en vigor de la 'Fase 1' de la desescalada Sin embargo, los gerentes de los locales advierten que los camareros "no tienen que hacer también de policías" y, por ello, piden colaboración a la clientela que acuda a las terrazas durante los próximos días. "La gente que venga tiene que entender las normas y que el proceso de sacar las consumiciones va a ser un poco más lento. Tiene que haber comprensión por parte del cliente", considera Antonio Urdiales desde el 'Dinastía' de la Plaza Mayor.

Una Plaza Mayor que, como otras zonas de la capital leonesa, contó este lunes con la presencia de agentes policiales metro en mano para hacer cumplir la nueva normativa. Allí, muchos hosteleros han pedido una ampliación del número de mesas para que la reapertura pueda ser rentable y la mitad del céntrico enclave está ocupado por unas terrazas por las que desfilaron cientos de leoneses. De todos modos, en lo que más inciden es en la colaboración de una clientela que, por el momento, parece que recoge el guante y llega con la lección aprendida. "Lo importante es guardar las distancias y estar con las mascarillas", indican dos jóvenes que se están tomando unas cañas en una terraza con vistas a la Catedral.

Los retos de la hostelería


La solicitud de un mayor número de mesas es una medida más para paliar los efectos en sus negocios de la crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus. La cancelación de los actos de la Semana Santa, que en muchos casos suponen un tercio de la facturación anual de los establecimientos hosteleros, provoca que la campaña estival sea este 2020 más decisiva que nunca. "Es casi insalvable pero trabajamos para librar con el verano. Aunque sea con unas medidas y con unos aforos, es mejor que no poder trabajar", indica el responsable de 'El Reloj de la Catedral'.

Son muchos los hosteleros que se muestran pesimistas y sus previsiones apuntan a que se desplomará el turismo internacional que, principalmente en verano, es uno de los soportes del sector en la capital leonesa. "Soy partidario de que tenemos que abrir para que la gente vaya quitando el miedo. Eso sí, cumpliendo las medidas de seguridad", manifiesta Castresana.

El sector considera que el buen tiempo es "primordial" y confían en que se mantenga durante las próximas semanas Todavía es pronto para hacer estimaciones sobre la cantidad de bares leoneses que han decidido abrir en la 'Fase 1', puesto que son muchos los que en los próximos días tienen previsto volver a levantar la trapa. No obstante, sí que parece que hay una relación directa entre las reaperturas y las posibilidades de sacar rédito económico a las terrazas. Los bares que, con la reducción del aforo, solo podrían hacer uso de dos o tres meses han considerado mayoritariamente que el negocio no sería rentable y han optado por continuar cerrados hasta que, en la 'Fase 2', se reanude el servicio en el interior de los locales.

Ertes y ayudas


Del mismo modo, la gran mayoría de hosteleros con varios empleados mantienen a buena parte de su plantilla en el Erte. "De momento, saldremos con una parte del personal e iremos viendo según la respuesta de la clientela", apunta Enrique Arranz de 'La Pañería'.

En una línea similar se expresa el hostelero Tomás Cañón que, por el momento, ha sacado solamente a uno de sus tres trabajadores del Erte. "Tenemos que ir poco a poco porque esto ha sido muy duro para el sector. Nunca se había vivido algo así, han sido tres meses y los gastos continúan siendo los mismos", apunta como responsable del 'León Antiguo'.

Al respecto de las ayudas, la inmensa mayoría de los hosteleros leoneses se quejan de que se han mantenido los gastos pese a la nula actividad. No obstante, hay quien en el sector valora positivamente el apoyo de algunas instituciones. "El Ayuntamiento creo que nos ha quitado el importe de las terrazas durante un año. Para unos serán muchas ayudas y para otros pocas. Personalmente, estoy contento", apunta Urdiales.

Mirando al cielo


Pero el hostelero leonés también mira en estos días al cielo. No para pedir ayuda, que igual también, más bien para comprobar que el tiempo sigue acompañando. A medida que avance la semana podrían regresar las lluvias, lo cual volvería a vaciar los bares debido a que la actividad en el interior continúa sin estar permitida. "Si llueve tenemos que cerrar otra vez, no hay otro remedio", explica Tomás Cañón de 'León Antiguo'.

El sector considera como "primordial" la climatología durante esta primera fase. Aunque, por el momento, la clientela aprovecha y vive ajena a este posible nuevo cierre de las terrazas por cuestiones meteorológicas. "La gente se está animando y está habiendo ambiente", comentan dos mujeres en la terraza de 'León Antiguo'.

"Todavía huele a pintura"


En algunos bares, habrá incluso más retos en esta 'Fase 1'. Es el caso de 'El Nuevo Montañés' de la Plaza Santo Martino. Después de meses de reforma, Felipe Miranda y Yuliana Martins tenían programada su apertura para el 13 de marzo, pero el estado de alarma truncó sus planes. "Todavía huele a pintura. Haremos una inauguración como podamos este viernes", expone esta pareja de brasileños que se decidió a abrir su propio local después de mucho tiempo trabajando por cuenta ajena en el sector.

Este lunes las terrazas volvieron a León pero también las reuniones con amigos, los paseos en grupos, de hasta diez personas, y otras rutinas cotidianas que el coronavirus interrumpió durante los últimos meses. Rondas de cafés, de cañas y de tapas, pero también rondas de normalidad.
Volver arriba
Newsletter