Publicidad
Colonos de León

Colonos de León

OPINIóN IR

13/11/2019 A A
Imprimir
Colonos de León
Hay en León –había– demasiados pueblos que desaparecieron, sepultados por las aguas. Vegamián, Riaño… y otros olvidados. Más remotos en el tiempo, como es el pantano de Villameca. El más antiguo de la provincia.

Allí, en el fondo del valle, existía un pequeño pueblo, de no más de doscientos habitantes; pero grande para los cepedanos, que nacieron, vivieron y murieron en él.

Corría el año de 1945 cuando los habitantes de Oliegos, la infortunada aldea, ‘La Aldea Perdida’ –como la novela de Palacio Valdés– de la noche a la mañana, casi sin despedirse, tuvieron que empacar sus enseres en aquellos carros, tirados por yuntas de bueyes. El viaje que les esperaba era largo, en el espacio como en el tiempo. Una travesía que evocaría la de los hebreos hacia la tierra prometida. Pero los de Oliegos iban a las tierras asignadas. En Foncastín. Provincia de Valladolid. Un pueblo absolutamente desconocido para aquellos nómadas que cambiaron el frescor de la media montaña y el verde de los montes, por un tórrido secarral en la meseta castellana. Allí les esperaban nuevas casas tierras de labor y, una vez repartidas, a empezar de nuevo. A pesar de los años, me consta que aún recuerdan su pueblo y su comarca: La Cepeda.

Años más tarde, Valladolid empezó a prosperar y muchos leoneses, más o menos forzados, se trasladaron en busca de trabajo. Se casaron, compraron piso, tuvieron hijos y se plantearon una nueva vida. Un derrame continuo, irreversible mientras no se invierta en nuestra provincia.

Pero la decadencia de León no es sólo económica, por causas como cerrar las minas, las térmicas, los pueblos… sino que tiene un calado político. En la misma Junta de Castilla, etc. Pilar del Olmo –ex consejera de Economía y candidata a la alcaldía de Valladolid– urgió que, de una vez, se instituyera la capitalidad de la comunidad junto a su casa. Más lejos llegó, el actual alcalde socialista de Valladolid –Óscar Puente– que, según sus declaraciones, propone que zamoranos y leoneses colonicemos Valladolid, para hacer de ella una gran ciudad. Es más que evidente que, para perjudicar a nuestra tierra, tanto valen el Partido Socialista como el Popular porque, detrás, está la Junta. Poca esperanza, cuando nos sitúan entre la espada y la pared.
Volver arriba
Newsletter