Publicidad
Coixet

Coixet

OPINIóN IR

29/09/2020 A A
Imprimir
Coixet
No quiero ser objetivo, me encantas. Y, a pesar de que soy escéptico con los premios, porque en el mundo empresarial ninguno conozco que no esté comprado, elogio el buen gusto de quienes te han dado hace poco el Nacional de cinematografía. Enhorabuena. Si es que te aporta algo.

A tus seguidores, mucho. De entrada, tu discurso al recoger el galardón y que he leído veinte veces: ‘Abraza la niebla’. Son reflexiones de vida utilísimas. Y más, para quienes pretenden crear: «Lee, pregunta, escucha, observa, mira. Y observa. Y observa. Y escucha. Y fíjate…»; «Construye incesantemente tu punto de vista»; «No pierdas el tiempo en criticar a los que están consiguiendo tu sueño antes que tú, no pierdas el tiempo en quejarte de lo difícil que es todo…»; «Tu discurso está en lo que haces: que dirijas películas no quiere decir que seas un oráculo sobre política o historia o ética…»; «Vivimos en una ola de incertidumbre como pocas veces se han visto en la historia de la humanidad. A falta de certezas, abraza la niebla. No queda otra. La niebla». El viernes pasado, con una amiga, en la Candamia, conversábamos de la vida y de la muerte, y de esto y de lo otro. Y al final, en medio del frío, no nos quedaba otra, esta despedida: «¡Abraza la niebla!».

Decías también que «cada segundo que pierdes en alimentar tu rencor te aleja de tu objetivo». Y te leí no sé dónde la historia de aquel amigo tuyo que, por no cumplir sus sueños, veía reflejado en ti lo que nunca llegó a ser y, en ese estado de frustración, decidió poner tierra de por medio y distanciarse. Y pienso en este León y en tanta gente que, de tanto criticar sin hacer, malgastan sus energías y, quizás, también, su propia vida.

Y me acuerdo del microrrelato de «Si no fuera yo, entonces qué me gustaría» que se titula ‘Voluntad’: «Cuando Sergio vio el vídeo ‘Bastille’» de Isabel Coixet, del largometraje ‘Je t’aime’, decidió querer a su hijo. Quiso quererlo. Por la noche, cenando un fresquito gazpacho andaluz, le dijo: “Vicente, a partir de ahora voy a quererte”. Vicente le volvió a sonreír, como siempre hacía cuando su padre se dirigía a él. Y pensó: «Cuándo se dará cuenta este padre mío que llevo cinco años sordo». ‘Bastille’, que se puede ver en ‘YouTube’, dura menos de seis minutos. Y me vuelves a enamorar con esta frase: «De tanto comportarse como un hombre enamorado, volvió a enamorarse».

Isabel, de verdad, gracias.
Volver arriba
Newsletter