Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Cofrades en política

Cofrades en política

OPINIóN IR

08/02/2019 A A
Imprimir
Cofrades en política
Nunca he entendido el afán del PP por reclutar cofrades para sus listas electorales. Ya lo inició el difunto Morano, y después Amilivia, incluso en tiempos en los que todo lo relacionado con la Semana Santa tenía un menor peso y no se prodigaban tanto las noticias sobre la vida interna de estas entidades a caballo entre lo social, lo religioso, lo cultural y las tradiciones. Deben de pensar los del PP que los miembros más relevantes de las cofradías tienen predicamento entre los votantes y que por lo tanto es un acierto colocarlos en las listas electorales, a poder ser encabezándolas. Y yo no termino de ver la relación entre el mundo de la política y el de las cofradías de Semana Santa, como tampoco lo veo con las cofradías gastronómicas, que alguna en la provincia también tenemos. No creo que los cofrades sean, por su condición de cofrades, ciudadanos ejemplares, ni que la pertenencia a una cofradía represente un servicio a la sociedad, una entrega a los demás. Pienso que los cofrades, y en particular los que ocupan cargos, lo hacen porque les gusta, y bien me parece, y no tengo duda que hay un grupo numeroso que lo hace porque son unos figurones. Cuando el PP presenta el currículum de sus candidatos electorales y resalta su condición de cofrades le dedica más espacio a esa condición que a su vida personal y profesional, que entiendo yo es lo relevante. Si de conocer al candidato se trata, yo como votante preferiría que resaltasen eso de que es un buen padre o madre, buen compañero/esposo o compañera/esposa, buen empresario, buen obrero o funcionario, buen ejecutivo de empresa, comprometido con los movimientos sociales y vecinales de su pueblo, comprometido con causas solidarias, incluso un buen creyente. Si además se presenta como un gran trabajador, inteligente, capaz, íntegro, honrado y un tanto desinteresado y desprendido, pienso que ese es mi candidato o candidata. No necesariamente tienen que ser jóvenes, pero me parece un valor. Pero en el PP se empeñan en destacar que son cofrades, y dicho así me pongo a la defensiva.
Volver arriba
Newsletter