Publicidad
Cistierna, de 'escaparate' a 'fabricona'

Cistierna, de 'escaparate' a 'fabricona'

UN VERANO SIN LUCHA IR

Moisés Vega, ‘La Roca’, en la foto luchando con Rubo, se ha convertido en el gran dominador de medios. MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Moisés Vega, ‘La Roca’, en la foto luchando con Rubo, se ha convertido en el gran dominador de medios. MAURICIO PEÑA
Fulgencio Fernández | 29/07/2020 A A
Imprimir
Cistierna, de 'escaparate' a 'fabricona'
Un verano sin lucha La villa que pasó de no tener luchadores a encontrar la forma de fabricarlos
Si hay un caso curioso en la evolución de la lucha leonesa en un lugar seguramente sea Cistierna. O tal vez la constatación de que cuando se hacen bien las cosas acaban saliendo bien, dando sus frutos.

En las viejas historias de la lucha no aparece ningún luchador destacado de la villa; tal vez alguna referencia a Ángel el caminero pero más bien anecdótica. Y se acabó.
Las referencias, numerosas, a Cistierna son como escaparate de grandes corros. En estas páginas se ha hablado, por ejemplo, del Provincial del 58, cuando Quintín ganó a Felipe ante más de 5000 espectadores llegados en autobuses de toda la comarca; hasta la Feve ponía trenes especiales para estas grandes citas. Pero no había luchadores locales, algo muy curiosa.

Hasta que en Cistierna arrancó ‘la fabricona’, comenzaron a trabajar muy en serio, desde la base y el club, de la mano fundamentalmente de Héctor de Castro. Y unos años más tarde nos encontramos que, por ejemplo, es habitual que tres de los cuatro primeros clasificados en la categoría de medios defienden los colores de Cistierna: Moisés Vega, por supuesto; Samuel Sánchez; Lixer Campos, salido de allí; Sergio González, Alberto Novoa, Marquiegui, que lo ha dejado... todos ellos habituales en la cabeza de la clasificación.
Y en semipesados siempre está por ahí La Perla, Rodri, uno de esos luchadores capaz de todo, del que siempre se espera más y, seguramente, acabará por darlo.

Pero ellos son los actuales; en medio han estado otros que no deberíamos olvidar porque han sido importantes: Santiago Fernández, El Míster, no lo olvidemos, ganador de dos Ligas en ligeros; el otro Vega, Ángel, La Computadora, una pena que lo dejara tan pronto, como lo fue el adiós de Carlos Bravo cuando mejor lo estaba haciendo, ganando corros... Y más atrás aquellos pioneros, Chucho Riaño —el padre de Bea—o Javi Cuesta, una de las víctimas de la no existencia de semipesados.

Y hablando de Bea es bueno recordar que Cistierna también aporta dos campeonas femenina, Bea, y Cecilia, La Ciclón de Yugueros.  
Volver arriba
Newsletter