Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Cirbanal: una cumbre que domina el valle de Luna

Cirbanal: una cumbre que domina el valle de Luna

CULTURAS IR

Ubiña al fondo. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen Ubiña al fondo. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 20/04/2017 A A
Imprimir
Cirbanal: una cumbre que domina el valle de Luna
La Ruta de la Semana Supera los dos mil metros de altitud y se divisa desde la autopista del Huerna, poco antes de entrar en el Puente de los Tirantes
El Cirbanal es una cumbre que supera los dos mil metros de altitud y se divisa desde la autopista del Huerna, poco antes de entrar en el Puente de los tirantes. Es una cumbre de roca y su acceso es difícil desde la zona de Caldas de Luna, puesto que existe un tramo bastante escabroso de cortados y, aunque la ascensión desde este lugar es posible, es más asequible ir desde Robledo de Caldas, pues transcurre por pista en gran parte de su recorrido. La ruta tiene inicio y regreso por el mismo itinerario, pero pueden realizarse variantes con regreso a Caldas, aunque para ello se debería disponer de dos vehículos, o un sistema para recoger el coche en Robledo.

Desarrollo de la ruta

Se parte del bello pueblo de Robledo, y desde allí se toma la pista que asciende cómodamente a través de la ladera derecha del arroyo de la Encubierta, que por debajo del pueblo de Robledo de Caldas se llama de la Fuentona y va a desembocar en el Pantano de Luna.

Pasada la zona de las Llanas, donde se encuentran restos de la trashumancia, con un contadero y el cordel perfectamente visible, se bordea una zona más suave llamada las Lombas hasta llegar a la majada de las Agujas, situada bajo el pico del mismo nombre, de 1658 metros. Poco después se llega al final del valle, dejando a un lado el Pico de las Rozas, que se alza majestuoso a la izquierda, y donde se abandona la pista para tomar un camino y ascender, pasando por otro refugio de pastores hacia el Puerto del Cubil, ya a una altitud considerable de más de 1800 metros, desde donde comienza la parte más complicada de la ascensión, pues se trata de una serie de hoyas y promontorios rocosos a través de los cuales hay que buscar el camino, ascendiendo con una fuerte pendiente hasta llegar a una crestería, desde donde, tras un ascenso ya más suave, se corona el pico. Se trata de una cumbre superior a los 2000 metros, concretamente de 2077 metros, desde donde se domina un extenso panorama.

La vista desde la cumbre es excelente, con vistas de las montañas cercanas, desde la zona de la Tercia, con las Tres Marías y la Barragana, la zona de Peña Ubiña, viendo en la lejanía hacia el sur el suave perfil que marca el Teleno, así como las montañas próximas de la Montaña Central Leonesa y asturiana.

El descenso se realiza por la misma ruta de la subida. Se trata de una cumbre sencilla de ascender y con un premio al final a base de las vistas, si hace un buen día, aunque hay veces que al atardecer el tiempo se estropea un poco a causa de una suave neblina.
Volver arriba
Newsletter