Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Chollos para alquilar en verano que se convierten en estafas

Chollos para alquilar en verano que se convierten en estafas

ACTUALIDAD IR

No siempre los alquileres de viviendas en la playa son reales, tal y como denuncia el Incibe. | ABC Ampliar imagen No siempre los alquileres de viviendas en la playa son reales, tal y como denuncia el Incibe. | ABC
Sergio Jorge | 20/07/2019 A A
Imprimir
Chollos para alquilar en verano que se convierten en estafas
Tecnologías El Incibe alerta de que hay ofertas en internet que ofrecen pisos a un precio muy inferior a lo normal pero que esconden fraudes
Es la mejor rutina del verano: cuadrar el calendario de vacaciones y el presupuesto para pasar los días libres en el mejor apartamento o vivienda posible en cualquier destino turístico, a ser posible con playa. Y aunque es una tarea cada vez más difícil por la gran cantidad de oferta que se puede encontrar en los principales portales de internet de alquiler, de vez en cuando aparecen chollos que no pueden dejarse escapar. Y, lo que es peor, a veces no son tan buenos como parecen.

Así lo advierte el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe), que recientemente ha alertado a través de la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI) sobre los riesgos que existen al querer alquilar un piso o casa durante las vacaciones de verano a un precio muy por debajo del mercado.

En una encuesta realizada por la OCU, el 72% de los participantes afirmaba haber encontrado un apartamento para sus vacaciones en internet, lo que arroja una clara idea de los hábitos de consumo actuales, de ahí que las plataformas de alquiler sean muy populares... aunque también las estafas que se producen en algunos de sus anuncios. Según especifica el Incibe, los autores de estos timos se sirven de webs como Airbnb, Booking o HomeAway para publicar ofertas que son trampas para los usuarios. En algunas ocasiones, suelen residir habitualmente en países extranjeros, pero utilizan un intermediario afincado en España para recibir y luego reenviarle el pago. Con esto, buscan dificultar las labores de identificación del verdadero estafador.

La estafa comienza con la creación de un anuncio falso, con fotografías robadas de otros anuncios de esta u otras webs y con una descripción y un precio muy atractivos, para así atraer a potenciales víctimas y al mismo tiempo generar confianza.

Pero no acaban aquí los casos de fraudes detectados por el Incibe, puesto que los ciberdelincuentes también envían correos con enlaces a supuestas páginas web fiables, réplicas de otras plataformas más populares, pero que realmente son falsas. El objetivo es que se compartan los datos bancarios, información personal y demás datos de carácter sensible dentro del portal fraudulento.

También se puede dar la circunstancia de que al encontrar este supuesto chollo, la víctima llegue a pagar una señal o incluso pague por adelantado el alquiler del piso para no dejar escapar la oportunidad de la oferta y finalmente sea estafado, puesto que luego no es capaz de encontrar al anunciante, ya que habrá desaparecido de la web y su método de contacto ya no exista. Hay casos de personas estafadas que han llegado a desplazarse al lugar donde supuestamente estaba el piso del supuesto chollo y se han dado cuenta de que no existe.

Desde el Incibe advierten además de que estos ciberdelincuentes recurren a métodos cada vez más sofisticados para conseguir su objetivo, por lo que puede ocurrir que, incluso habiendo prestado atención a posibles señales de fraude, se termine siendo víctimas de la estafa vacacional. Por eso hay que ser cautos al elegir la oferta de un alquiler, sobre todo si el precio es inferior a la lógica relación calidad/precio. Y también hay que fijarse en otros detalles, como que la descripción del inmueble suele contener errores, que los métodos de pago sean poco fiables y que no se pueda comprobar la autenticidad de la casa y el anunciante.
Volver arriba
Newsletter