Publicidad
César Gavela, en el recuerdo

César Gavela, en el recuerdo

OPINIóN IR

13/10/2021 A A
Imprimir
César Gavela, en el recuerdo
Hace poco más de un año, el 9 de septiembre de 2020, nos dejaba uno de esos nombres propios de nuestras letras que, por derecho propio, se ha ganado un lugar en la historia –un cáncer se lo llevó con 67 años–: César Gavela. Y era despedido en la más estricta intimidad en Valencia, en donde llevaba afincado más de cuatro décadas… sin nunca ‘perder de vista’, eso sí, su tierra natal.

Si recuerdas, ya entonces te decía, aquí mismo, que quedaba pendiente rendirle homenaje ‘en casa’ –nada que no fuera de justicia, por otra parte–; un reconocimiento que, estaba seguro, no tardaría en llegar…

Y que ya ha llegado. El Instituto de Estudios Bercianos –todo un referente cultural en la comarca– ha dedicado a César Gavela sus decimocuartas Jornadas de Autor con las que, bajo el título ‘Un viaje por la memoria’, ponen de relieve su figura. Darán comienzo –vete anotando– este domingo, 17 de octubre, con un paseo por la capital berciana que arrancará a las once de la mañana de la Torre del Reloj, y a lo largo de cuyo recorrido se realizarán distintas paradas –en una de ellas, por cierto, me han invitado a intervenir; ¡muchísimas gracias!– en lugares que, por unas u otras razones, llamaron la atención de Gavela. Las jornadas se prolongarán durante los dos días siguientes –el lunes, centradas en ‘El César valenciano’; el martes, en ‘El César ponferradino’– con un programa que incluye conferencias, una exposición, la visita al Castillo de Ponferrada, la presentación de un libro…

César Gavela, en una columna que me dedicó en su día en este mismo periódico, decía de mí –y no seré yo quien le contradiga, faltaría más– que soy una persona que «lucha porque ese rico tesoro de vidas, ilusiones, gentes […] no se los lleve el olvido». A él, desde luego, será muy difícil no recordarle. Por su trayectoria y sus méritos literarios –novelas, relatos, artículos en prensa… e, incluso, publicaciones en Facebook, siempre elegantemente cuidadas–, por descontado; pero, además, por ser un buen paisano.
Volver arriba

Newsletter