Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

Cerro Pedroso 1914 m.

Cerro Pedroso 1914 m.

RUTASLEONESAS.COM IR

Ampliar imagen
Vicente García | 20/04/2018 A A
Imprimir
Cerro Pedroso 1914 m.
La Ruta de la Semana La cumbre que une la comarca de Luna con la de Gordón
La nieve es una constante en los inviernos leoneses, aunque en algunos años haya caído con mucha menos intensidad que antiguamente, este año es muy notable la abundancia de este tipo precipitaciones además de su continuidad lo que ha ocurrido en fechas recientes.

Es preciso tener en cuenta en la montaña que la nieve recién caída es difícil de andar porque no se encuentra compactada y suele ser peligrosa en zonas de fuertes pendientes porque se pueden causar aludes, por lo que se aconseja esperar a que compacte para realizar actividades de montaña.

Hay que considerar también que estos últimos días las nevadas han sido continuas y han creado barreras infranqueables a los animales para moverse en busca de alimento y refugio, y ahora que las nieves remiten se encuentran muy cansados, por lo que tampoco conviene molestarlos.

Por lo tanto es preciso realizar las actividades de montaña con prudencia y preparación adecuada, llevando el material necesario para el tipo de terreno que se desee afrontar.

Consideraciones sobre el entorno

La zona que se visitará esta semana se encuentra entre los valles de Luna y Gordón, la ruta se inicia en un lugar de altura considerable: la collada de Aralla de 1526 metros y las posibilidades son, dependiendo de la disponibilidad de medios: Con un solo vehículo, desde la Collada de Aralla y vuelta, con varios, se puede finalizar en Geras o en Miñera de Luna, o sea en las comarcas de Gordón o Luna, de acuerdo de la disponibilidad de cada uno.
Es una ruta sencilla y cómoda, que solamente se complica al final, al llegar a la cumbre.

Desarrollo de la ruta

Parte la ruta de la Collada de Aralla, donde se encuentra un bar pequeño y acogedor que suele estar abierto todo el año, siempre que la nieve lo permita, ya que éste es uno de los puertos que tardan bastante en ser limpiados, pues la carretera no es nacional ni de importancia primordial. Además se encuentra en este punto un monumento dedicado a los combatientes de la pasada Guerra Civil.

Cruzando la carretera se toma un camino que asciende hacia la izquierda del monte, casi siguiendo la cresta, hasta un alto, desde donde se desciende ligeramente y durante un tiempo se continua por el camino, más bien llano, bajo el Alto del Juncanal, una zona donde la nieve recién caída puede plantear complicaciones, el camino es bueno y pronto se llega al arroyo Valmeán, que se cruza y se continúa por la otra vertiente un pequeño trecho para volver a cruzar y seguir un camino empinado y largo que sigue el cauce del arroyo haciendo una gran vuelta.

Al final se llega a otra collada, desde la que desciende la Sierra Peña de la Cueva, y bajo ella el arroyo Palanco del que se ha hablado en rutas anteriores.

En este momento se abandona el camino y se asciende entre praderas y matorral directamente hacia el pico, que se encuentra al suroeste de la collada. En condiciones normales es un camino sencillo, solamente hay que tratar de no perder las trochas y ascender por donde sea más fácil, pero con nieve o hielo la cosa se complica y es preciso andar con mucho cuidado pues es fácil hundirse en la nieve o patinar si está helada.

La primera parte es más sencilla, debido a que la pendiente es menor, pero a partir de la cota de 1820 metros la pendiente aumenta considerablemente. En la subida se encuentra una cerca de alambre espinoso que hay que pasar con cuidado y al final se llega a una loma, donde hay restos de antiguas trincheras, para llegar al final a la cumbre de 1914 metros, marcada con un vértice geodésico.

La vista es excelente, de las mejores de la zona, ya que se ve la Tercia con las tres Marías, la Barragana, el Cirbanal, con Peña Ubiña a sus espaldas, las montañas de Babia y Laciana, el Teleno, y las cumbres cercanas, como los Amargones, el Cueto de San Mateo, el Fontún, el Brañacaballo y todos los montes de Pajares.

El descenso se puede hacer por la misma ruta, por el Arroyo Palanco, descendiendo por el valle a partir de la segunda collada o por Miñera de Luna, descendiendo hacia el Oeste por las minas abandonadas de mercurio.

Volver arriba
Newsletter