Celta B 5 - Cultural 3: 'Atrapados en el bucle de los regalos'

Celta B 5 - Cultural 3: 'Atrapados en el bucle de los regalos'

DEPORTES IR

J. C. | 08/05/2022 A A
Imprimir
Celta B 5 - Cultural 3: 'Atrapados en el bucle de los regalos'
Fútbol / Primera RFEF El equipo leonés se fue 4-0 al descanso tras una vergonzosa primera parte, pero sacó el orgullo después y llegó a tener un palo y otra clara ocasión para ponerse a un gol
Hay cosas que no han cambiado en la Cultural con el paso de la temporada. Por un lado, los fallos estrepitosos bajo palos de Sotres, que ha encadenado actuaciones brillantes de salvar a su equipo con otras de errores garrafales, de esos virales que deberían darse como mucho una vez por campaña. Por otro, que ante la adversidad el equipo desaparezca y se venga abajo, quedando grogui y a merced de un rival que depende de lo acertado que esté aprovechará para hacer más o menos sangre.

Ambas se combinaron este domingo para que, dado que enfrente estaba un Celta B que se transforma en el Barça de Guardiola cada vez que se encuentra con la Cultural, se viviera una primera parte de auténtica pesadilla, en la que se vio la peor versión de los leoneses y eso que tenían el listón muy alto, que dio paso a un 4-0 al descanso que los leoneses maquillaron en una segunda parte en la que tiraron de orgullo para no bajar los brazos y volver a meterse en un partido que tenían demasiado cuesta arriba y acabaron perdiendo 5-3.

Un nuevo varapalo para una Cultural que deja la salvación el aire, puesto que el Talavera ganó en su feudo a la SD Logroñés y se pone a seis de los leoneses con nueve por jugarse y sabiendo que ambos equipos deben todavía enfrentarse en la penúltima jornada.

En 9 minutos Sotres se había comido ya un tiro por su palo y perdido el balón ante el punta, y el Celta B ganaba 2-0No es cuestión de hacer saltar las alarmas, porque el margen sigue siendo importante, pero sí de elevar el nivel de preocupación para convertirlo en una mayor concentración e intensidad en la próxima cita, porque no sacar nada positivo de aquí al final haría que fuera muy probable que no te salieran las cuentas por la permanencia.

Y desde luego, si de algo vale el primer acto de Barreiro es para tener claro cuál es el guion a evitar. Porque en sólo 17 minutos, el filial vigués ya había desarbolado por completo a una inoperante escuadra leonesa, que seguía atrapada en el bucle de los regalos que le lleva acompañando desde agosto.

Al minuto 5 llegaba el primer mazazo. Javi Castro se incorporaba por la banda derecha, recibía de Alfon que había hecho un gran control, y escorado soltaba un zapatazo que se comía por su primer palo un Sotres que se esperaba el centro y dejaba el gigantesco hueco que el atacante aprovechaba.

¿En el 9? El portero hizo que el 1-0 pareciera menos cantada, volviendo a pecar de exceso de confianza con el juego de pies, controlando mal una cesión hacia atrás de Escobar, y perdiendo el balón ante Holsgrove, que se la robaba y marcaba a puerta vacía.

Con una contra y un rechace afortunado el filial se puso   4-0 ante una Cultural que no generó nada en 45 minutos En un visto y no visto, la Cultural ya tenía el partido muy cuesta arriba. Y no era sólo cuestión del portero, por mal que estuviera. Porque Mangana, que volvía por obligación al lateral derecho por la sanción de Álvaro Juan, volvía a convertir su zona en la misma autopista que ha sido siempre que ha jugado. Fran Cruz, el fichaje invernal de alto caché firmado por dos años, era un desastre en un centro de la defensa donde Rodri tenía que entrar por las molestias calentando de Amelibia. Y ni los atacantes entraban en juego ni el centro del campo era capaz de impedir que Holsgrove manejara el partido a su antojo.

La consecuencia, que en una contra letal del Celta por la banda izquierda Fabricio recibiera en la frontal y con un disparo cruzado batiera a un Sotres que en el tramo final de la primera mitad pedía el cambio por sentirse indispuesto. Y que tras tres ocasiones más para hacer el cuarto, sin que la Cultural pasara del centro del campo, Fabricio lo hiciera al filo del descanso, al llegarle el balón al borde del área tras el rechace de un mal despeje de Cruz, y pegar su tiro en Rodri acabando en el fondo de la red y convirtiéndose en el 4-0.

Obolskii participó en los 3 goles. Marcó uno a centro de Solís, provocó un penalti y asistió en el tanto de Angong Rozaba el Celta B el quinto desde el centro del campo todavía antes de irse a vestuarios, pero cambiaba su cara por completo la Cultural tras pasar por ellos, con Gaztañaga, Ander Vitoria y el juvenil David López entrando ya de salida, y la actitud siendo al menos otra.

Y aunque no sirvió para remontar, sí valió para lavar algo la pésima imagen. Metió el que en ese momento parecía el gol del honor un luchador Obolskii, en el segundo palo a centro preciso de Solís tras el rechace de un córner; pero parecía cortar el amague de reacción el Celta B al culminar Miguel en el mano a mano un contraataque, en el que se pidió un fuera de juego que no era por tocar en un defensa, aplicando la norma que se dio a conocer al gran público con el gol de Mbappe a España en la final de la UEFA Nations League.

Las protestas acababan con la expulsión de un Curro Torres que podría no volver a sentarse en el banquillo de la Cultural si por reincidencia es sancionado con tres partidos, pero no con la fe de una escuadra culturalista que siguió buscando la heroica remontada.

Curro acabó expulsado y con 5-3 Solís estrelló una falta en el palo y el portero hizo un paradón a Obolskii Llegó así el 5-2, en un penalti en el que Carlos trababa a Obolskii y Solís convertía por el centro al lanzarse el meta a un lado. Y el 5-3, en una gran jugada de un Angong que volvió a ser de lo mejor de los leoneses, que hacía una pared con Obolskii para plantarse ante el meta y superarle en el mano a mano.

Y es más, tuvo la Cultural dos grandes ocasiones para haberse puesto a uno y con opciones reales de puntuar, pero la falta desde la frontal de Solís con seis todavía para el final se estrellaba en el palo, y el lanzamiento con ‘veneno’ de Obolskii en el descuento se encontraba con el paradón del portero.

No había milagro. Ni salvación matemática. El cuerpo pide pensar ya en la próxima temporada. La cabeza, librar antes esta, que puede complicarse.
Volver arriba
Newsletter