Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Castilla 2 - Cultural 2: 'De golpe de efecto a terrible mazazo'

Castilla 2 - Cultural 2: 'De golpe de efecto a terrible mazazo'

DEPORTES IR

Dioni celebra el gol que ampliaba la diferencia de la Cultural ante la desesperación del defensor madridista. | IRENE RODRÍGUEZ / RADIO MARCA Ampliar imagen Dioni celebra el gol que ampliaba la diferencia de la Cultural ante la desesperación del defensor madridista. | IRENE RODRÍGUEZ / RADIO MARCA
Jesús Coca Aguilera | 10/02/2019 A A
Imprimir
Castilla 2 - Cultural 2: 'De golpe de efecto a terrible mazazo'
Fútbol / Segunda División B El filial madridista logra empatar con un gol en el minuto 88 y otro en el 96 un partido que los leoneses tenían en el bolsillo tras mostrar su mejor versión y marcar un doblete Dioni
Parecía que por fin la Cultural iba a dar ese puñetazo sobre la mesa que se lleva tantos meses esperando. Que ante uno de los grandes del Grupo como es el Castilla iba a lograr un triunfo de prestigio tras haber mostrado su mejor versión y sido superior. Que iba a volver a puestos de ‘playoff’ y a colocarse a sólo tres puntos de un liderato que con la imagen mostrada todos volverían a ver al alcance de la mano. Que Dioni iba a ser el esperado héroe que centraría todas las miradas tras su doblete y especialmente su espectacular segundo tanto. Pero no. Todo eso quedó en agua de borrajas en un final de partido fatídico.

De golpe de efecto a terrible mazazo en un suspiro pasó el escenario. De sueño a pesadilla. Porque, de un partido que la Cultural ganaba 0-2 en el minuto 88, acabó llevándose únicamente un punto tras igualar el Castilla con un gol en ese instante y otro en el 96. Al final, empate (2-2) que podría haberse considerado un resultado aceptable antes del inicio pero que sabe a derrota por cómo se produjo.

¿El cierre? Fue la demostración de que este año todo lo que se puede torcer acaba haciéndolo. Cuestión de dinámicas o no, el caso es que ni la pizca de suerte necesaria tienen los leoneses. Porque, tras haber añadido tres minutos el árbitro, el 2-2 llegó en el 96. Ya instantes antes había estado a punto de llegar la igualada, puesto que tras el saque largo del portero Dani Gómez se plantaba ante Palatsí pero ante su salida el balón golpeaba en la cara del meta. Y a la segunda, en el córner que el colegiado dejaba sacar pese a haberse cumplido sobradamente la prolongación de tres minutos señalada, el balón le volvía a llegar al propio Dani al segundo palo, donde conectaba un remate que superaba al meta culturalista.

Dioni hizo el 0-1 al remachar en la línea un cabezazo de Señé y el 0-2 de preciosa vaselina tras robar él el balón Euforia y celebración como si de un título se tratase en el filial. Decepción e incredulidad como si se hubiera escapado el ascenso en la Cultural. Máximo castigo para un equipo que tenía el partido en el bolsillo y jornada inolvidable para un Dani Gómez que salía al campo a 25 minutos para el final y acababa logrando un doblete.

Y es que el 1-2 también había sido obra suya, tras plantarse ante Palatsí y cruzarle un balón que golpeaba en el meta antes de colarse en el fondo de la red. En aquel momento, parecía que sólo iba a suponer igualar el golaveraje y sufrir hasta el final. A la postre, acabó siendo mortal y dejando en un segundo plano todo lo bueno, que fue mucho, que había hecho la Cultural.

Y es que, durante los primeros 60 minutos, en los cuales llegaron los dos goles blancos, la Cultural fue muy superior. Con un Sergio Marcos imperial en el centro del campo, un Dioni letal en la definición, un Javi Jiménez creando peligro con sus incorporaciones por banda, un Señé participativo e imaginativo y un Zelu desequilibrante, pero también con un Iván González perfecto al corte en cada intento de contra.

Dani Gómez, que salió a 25 minutos para el final, hizo los dos goles de un Castilla que estrelló una falta en el palo Así se cocinaba un partido que, en la primera ocasión clara de los visitantes, se puso de cara. Fue tras una buena jugada por la derecha de Zelu, que se iba de su par y ponía un centro que en el segundo palo y ante la desastrosa salida de Belmán cabeceaba Señé, llegando en la línea de gol Dioni para remacharla al fondo de la red.

Llegaba el premio para la Cultural, que sólo en los diez últimos minutos perdía el control del choque y veía cómo el Castilla tenía dos claras ocasiones para empatar. En la primera López llegaba desde atrás ante el pase al hueco de Cristo pero golpeaba su disparo en un Palatsí que había tapado bien; y en la segunda, tras un clamoroso error del meta en la salida y otro de Pablo Vázquez al despejar hacia el área pequeña en vez de mandarla a córner, Cristo disparaba solo en el área pequeña pero cruzaba demasiado el esférico.

El árbitro anuló con 0-2 un gol legal al Castilla y dejó llegar hasta el empate del minuto 96 tras añadir sólo 3 Con el susto en el cuerpo se fueron por tanto a los leoneses a vestuarios y con las pilas cargadas regresaron de él. De hecho, en sólo dos minutos, llegó una ocasión de Ortiz y otro gol de Dioni, este espectacular. El punta se lo guisó y se lo comió, pues robó el balón a un defensa, tiró de él hasta pisar área y ante la salida del portero se inventó una gran vaselina que se convertía en el 0-2.

El partido estaba encarrilado, más cuando se salió indemne de una clara doble ocasión madridista. Primero con una falta al borde del área que Cristo lanzaba por encima de la barrera y estrellaba en el palo; después con un gol anulado a De Frutos por un fuera de juego clarísimamente inexistente.

Ninguna entraba y el partido parecía dormirse. El Castilla atacaba, pero la Cultural se defendía a la perfección y no permitía ocasiones. Y así seguiría siendo hasta el citado final. Con sufrirlas en ese último suspiro le valió para perder dos puntos. Un nuevo pinchazo. Una nueva semana fuera de los cuatro primeros puestos. Una importancia vital la de no dejar escapar ni un punto de los dos próximos partidos en el Reino. Por duro que haya sido el golpe, hay que levantarse inmediatamente de la lona.
Volver arriba
Newsletter