Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Casi 70 días en un campamento de cruces para exigir seguir trabajando

Casi 70 días en un campamento de cruces para exigir seguir trabajando

ACTUALIDAD IR

La visión de las cruces por los despedidos incomoda a la eléctrica, según los auxiliares. | M.I. Ampliar imagen La visión de las cruces por los despedidos incomoda a la eléctrica, según los auxiliares. | M.I.
M.I. | 02/05/2019 A A
Imprimir
Casi 70 días en un campamento de cruces para exigir seguir trabajando
Empresa Los trabajadores de las siete firmas que operaban para Endesa siguen pidiendo recolocaciones en Forestalia o en el desmontaje y un plan social en el que Endesa les acoja
Con casi 70 días apostados a las puertas de la central térmica de Endesa, los trabajadores de las siete auxiliares que operaban para ella siguen esperando que se resuelva su futuro. Pasado el tiempo unos ya han desistido y se han enfocado en otros trabajos, otros han llegado a acuerdos con las empresas para salir de las mismas con una indemnización acorde y algunos, como seis de los que se enfrentaron a procesos de conciliación hace unos días, han optado por llevar el problema a los juzgados.

A las puertas de que este jueves se realicen otras dos conciliaciones y ver si se llega a algún acuerdo, los trabajadores siguen exigiendo al Gobierno central y a la Junta de Castilla y León que cumplan su compromiso de priorizarles en otras empresas o forzar a que Endesa les incluya en su plan social, como comprometió al dar cuenta de su planificación tras definir el cierre de la central.

Según el representante de los auxiliares, Alonso Roa, han comenzado a ofrecerse recolocaciones tanto en la central de biomasa en construcción, Forestalia, avalada por la Junta, en el polígono de Cubillos como, en algunos casos, en el desmontaje, pero son soluciones «a cuenta gotas» y muchas por formalizar.

Así las cosas, una decena de afectados auxiliares por el cierre han conseguido ubicarse en esos oficios, pero Roa asegura que hay 25 empleados aún en el limbo, sin saber cuál será su futuro. «Sabemos que se está diciendo que por motivos políticos deben darnos prioridad y esperamos ver movimientos estos días». Pero el empuje definitivo esperan que venga del interés de Endesa por entrar en la subasta energética nacional de renovables.

Será cuando el Gobierno pueda exigir que active el plan social, conteniendo a los auxiliares como condición. Los trabajadores son conscientes de que la situación tiene que encauzarse pronto, pero reconocen que por el momento siguen sin tener una salida para todos ellos, los 180 que eran de inicio. Por el momento lo que ven es la intención de Endesa de darse «un lavado de cara» mediático dando a conocer las historias de los trabajadores reubicados, algo que pretenden enfrentar a «algo que incomoda mucho en Madrid» y son las cruces colocadas a las puertas de la central en Cubillos, una por cada despedido, con sus nombres y cascos para el recuerdo.

Roa tiene claro que no desestirán en la batalla que han iniciado y espera que los compromisos de los políticos que les han apoyado comiencen a dejarse ver antes y después de la campaña electoral.
Volver arriba
Newsletter