Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

CARTELERA EN LEÓN | 'Steve Jobs'. Un suculento bocado a la manzana de la discordia

CARTELERA EN LEÓN | 'Steve Jobs'. Un suculento bocado a la manzana de la discordia

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Joaquín Revuelta | 03/01/2016 A A
Imprimir
CARTELERA EN LEÓN | 'Steve Jobs'. Un suculento bocado a la manzana de la discordia
La crítica de la semana El director Danny Boyle muestra al padre de Apple como un visionario egocéntrico
La teatralidad preside esta aproximación a la figura de Steve Jobs, uno de los arquitectos de la sociedad de la comunicación, como lo sería también Mark Zuckerberg, el creador de Facebook, cuya figura había sido llevada previamente a la gran pantalla por el director David Fincher en ‘La red social’, que se beneficiaba, como en el caso de ‘Steve Jobs’, de la excelente escritura del guionista Aaron Sorkin, empeñado en buscar los flancos débiles a estos dos ídolos con pies de barro. Tanto Jobs como Zuckerberg no se caracterizaron precisamente por su generosidad a la hora de compartir la gloria y el dinero que les reportaron sus revolucionarios inventos, aunque en este sentido el fundador de Apple se lleva la palma al mostrarlo Danny Boyle como un visionario egocéntrico que se crece en la adversidad y cuya búsqueda de la perfección le lleva a granjearse no pocos enemigos en su entorno más próximo, tanto familiar como profesional. Decía lo de la teatralidad porque la puesta en escena del director de ‘Trainspotting’ me recordó por momentos a ‘Birdman’, de González Iñárritu, al mostrar Boyle al protagonista entre bambalinas en los momentos previos a la presentación de tres productos que para bien o para mal marcaron su trayectoria profesional: el primer ordenador Mackintosh, el fallido NeXTcube y el iMac, obviando otros logros del californiano como la creación de Pixar, que revolucionó el mundo del cine de animación (aunque aquí el mérito se debe a John Lasseter) o el lanzamiento del iPod y finalmente del iPhone.
Volver arriba
Newsletter