Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Martes, 19 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

CARTELERA EN LEÓN | 'Pride': Orgullo y prejuicio en las cuencas mineras

CARTELERA EN LEÓN | 'Pride': Orgullo y prejuicio en las cuencas mineras

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Joaquín Revuelta | 21/03/2015 A A
Imprimir
CARTELERA EN LEÓN | 'Pride': Orgullo y prejuicio en las cuencas mineras
La crítica de la semana La película de Matthew Warchus sigue la estela, casi 20 años después, de ‘Full Monty’
Han pasado casi veinte años desde que ‘Full Monty’ se convirtiera en todo un fenómeno sociológico además de cinematográfico, y la fórmula parece todavía vigente para narrar lo que fue la desmantelación de toda una industria y una forma de vida en la Inglaterra de Thatcher. Aquellos obreros del metal en el paro que terminan practicando el striptease como modo de llamar la atención hacia su causa reinventaron de alguna manera la larga tradición del cine social y reivindicativo practicado entre otros cineastas por Ken Loach, elevando las dosis de humor y llegando a un público mayoritario que hasta entonces se le resistía al artífice de ‘Kes’. ‘Tocando el viento’, de Mark Herman, ese mismo año, y ‘Billy Elliot’, deStephen Daldry, tres años más tarde, continuaron con éxito esa misma formulación que ahora retoma con menos brillantez ‘Pride’, haciéndose eco de la historia real de un grupo de gays y lesbianas que en el verano de 1984 salieron en defensa de los mineros en huelga de una pequeña comunidad de Gales recaudando fondos para su causa. Las historias individuales de algunos de los integrantes de ambos colectivos conforman el tejido social de una película mucho menos contestataria que las de Loach y por debajo incluso que las que le han servido de modelo. El resultado es una comedia previsible, tal vez demasiado amable, que paulatinamente va diluyendo su discurso reivindicativo y que opta por un desenlace autocomplaciente.

Volver arriba
Newsletter