Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

CARTELERA EN LEÓN | 'Phoenix': Película para recordar pero de poco disfrute

CARTELERA EN LEÓN | 'Phoenix': Película para recordar pero de poco disfrute

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Joaquín Revuelta | 06/06/2015 A A
Imprimir
CARTELERA EN LEÓN | 'Phoenix': Película para recordar pero de poco disfrute
La crítica de la semana Amor, traición y supervivencia en un Berlín impregnado de las canciones de Kurt Weill
Phoenix’ es una película que probablemente permanecerá durante un tiempo en mi memoria, pues contiene elementos realmente atractivos que hacen que esto sea posible, pero que sin embargo no he logrado disfrutar durante su algo más de hora y media de metraje porque el cuerpo a veces no te pide el tipo de narrativa cadenciosa y un tanto áspera con que el co-guionista y director Christian Petzold dota a esta historia de amor, traición y supervivencia que transcurre en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial, en el Berlín desolado y fraccionado que tan bien supo describir Graham Greene en ‘El tercer hombre’ y que aquí se presenta bajo una recargada estética de cabaret que el director y coreógrafo Bob Fosse utilizó para su oscarizada película como metáfora de la enfermiza sociedad alemana que a la postre se convertiría en caldo de cultivo para la ascensión del nazismo. También es verdad que esta película me atrajo inicialmente porque la historia evocaba uno de los títulos venerados por este cronista, ‘Vértigo’, de Alfred Hitchcock, si bien es cierto que el elemento pasional, enfermizo y necrofílico de la obra maestra del mago del suspense brille por su ausencia en esta película desigual y algo cansina, que solo consigue elevar el tono en su secuencia final, con la interpretación de la bella canción ‘Speak low’ que escribiera Kurt Weill en 1943 y cuya letra habla del carácter efímero del amor como un tesoro que el tiempo siempre se empeña en robar, y que sugiere susurrando la imposibilidad de recuperar el tiempo perdido.

Volver arriba
Newsletter