Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

CARTELERA EN LEÓN | 'Nuestro último verano en Escocia'. Familia disfuncional, una fórmula que no falla

CARTELERA EN LEÓN | 'Nuestro último verano en Escocia'. Familia disfuncional, una fórmula que no falla

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Joaquín Revuelta | 30/05/2015 A A
Imprimir
CARTELERA EN LEÓN | 'Nuestro último verano en Escocia'. Familia disfuncional, una fórmula que no falla
La crítica de la semana Los personajes infantiles ganan la batalla a los adultos en esta divertida comedia
A esta divertida comedia le pierde un final demasiado complaciente para lo que hasta ese momento había sido el tono ‘azuloscurocasinegro’ del resto de la narración, cuyo punto de partida se asemeja bastante al de la exitosa ‘Pequeña Miss Sunshine’, con familia desestructurada y disfuncional y personajes entrañablemente excéntricos incluidos, donde el mayor protagonismo recae por suerte en los componentes más jóvenes. Y aquí es donde se nota más la mano de los directores Andy Hamilton y Guy Jenkin, que demuestran tener buenas dotes para la dirección de actores y, lo que es mejor, que antes que aplicados directores son unos acreditados guionistas capaces de perfilar muy bien a los distintos personajes, en especial a los niños, y de dialogar con la naturalidad y la frescura que exige este modelo de comedia con cierta tendencia al negro a pesar de primar fotográficamente los azulados cielos y verdes paisajes de las Tierras Altas.

Además, se atreven, como Hitchcock en ‘Psicosis’, a prescindir, apenas superado el ecuador, de uno de los personajes principales de la historia, aunque esté siempre presente en la mente del espectador porque sobre él pivota buena parte de la trama y porque, a la postre, sirve de catalizador al viaje de iniciación para unos o de redención para otros que emprenden los personajes y que nos lleva de nuevo a ese en exceso edulcorado desenlace donde la muerte se festeja al ritmo vivaz de la música celta en un paisaje idílico.


Volver arriba
Newsletter