Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

CARTELERA EN LEÓN | 'El hombre perfecto'. Buen suspense pero sin demasiado misterio

CARTELERA EN LEÓN | 'El hombre perfecto'. Buen suspense pero sin demasiado misterio

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Joaquín Revuelta | 21/05/2016 A A
Imprimir
CARTELERA EN LEÓN | 'El hombre perfecto'. Buen suspense pero sin demasiado misterio
La crítica de la semana El actor Pierre Niney se aleja de los ‘Ripley’ creados por Alain Delon y Matt Damon
‘El hombre perfecto’ evoca los luminosos y atmosféricos thrillers de la década de los sesenta que contribuyeron a la popularidad de Alain Delon, como es el caso de ‘A pleno sol’, sobre la novela de Patricia Highsmith, o ‘La piscina’, del que recientemente se ha estrenado un remake titulado ‘Cegados por el sol’. Puede decirse que la propuesta del guionista y director Yann Gozlan resulta muy familiar para los que en algún momento han disfrutado y lo siguen haciendo con la literatura de la creadora de Tom Ripley, el suspense hitchcockiano o incluso las crónicas negras, burguesas y provincianas de Claude Chabrol. En toda esa cinefilia se sumerge ‘El hombre perfecto’, una película que habla de muchos e interesantes asuntos como la identidad, la impostura, la presión del éxito, el vértigo de la creación... todo ello arropado en un envoltorio de buen suspense, pero sin demasiado misterio, todo hay que decirlo, que hace muy fácil la visión de ‘El hombre perfecto’, que aporta como principal novedad a un protagonista un tanto alejado de los prototipos que en su día ofrecieron el citado Alain Delon en ‘A pleno sol’ o el Matt Damon de ‘El talento de Mr. Ripley’. Sin duda, la mejor aportación de la película es la presencia del actor de la Comédie Française Pierre Niney, que consigue que el espectador empatice en todo momento con su engañoso ascenso y más que previsible caída, y cuya actuación transmite naturalidad aunque se trate en realidad de un intérprete muy técnico en las formas.


Volver arriba
Newsletter