Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Jueves, 21 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

CARTELERA EN LEÓN | 'El clan'. Sin motivos personales

CARTELERA EN LEÓN | 'El clan'. Sin motivos personales

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Joaquín Revuelta | 14/11/2015 A A
Imprimir
CARTELERA EN LEÓN | 'El clan'. Sin motivos personales
Su escalofriante cotidianeidad sucumbe a menudo en una rutinaria puesta en escena
Entre Puccio y Puzo no existe tanta distancia como la que se da entre ‘El clan’ y ‘El padrino’, que hablan de familias vinculadas al crimen organizado, eso sí en contextos históricos y geográficos muy diferentes. De la película de Francis Ford Coppola y la novela que la inspira se ha hablado mucho, no tanto de la historia real que inspira la película de Pablo Trapero, una familia que encontró en el secuestro, la extorsión y el asesinato su modo de vida, amparándose en la impunidad que posibilitaba al patriarca del clan sus contactos con la dictadura militar, pero sobre todo en una sociedad que no supo reaccionar ante los miles de desaparecidos que tuvieron lugar durante aquel periodo. La excelente acogida dispensada a ‘El clan’ en su país de origen y los premios y en línea generales buenas críticas que ha tenido el último trabajo del director de ‘Leonera’ no quita para que ‘El clan’ me parezca una película menor dentro de la filmografía de Pablo Trapero, por debajo de la citada ‘Leonera’ o ‘Carancho’, cuya escalofriante cotidianeidad sucumbe demasiado a menudo en una rutinaria puesta en escena que no ayuda precisamente al seguimiento interesado de la narración, donde la banda sonora ochentera trata a duras penas de imponer un poco de ritmo a las acciones de este clan mafioso muy poco profesional, diríase más bien que amateur, cuya motivación crematística se nos antoja insuficiente al renunciar Trapero a introducir factores psicológicos y morales para argumentar sus hechos. A ello contribuye también la aséptica interpretación de Guillermo Francella, en un personaje en las antípodas del creado para ‘Corazón de león’ y que pone de manifiesto el carácter camaleónico del gran actor argentino.


Volver arriba
Newsletter