Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Miércoles, 20 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

CARTELERA EN LEÓN | 'Dos buenos tipos'. Regresan los 70 que a su vez se miraban en los 40

CARTELERA EN LEÓN | 'Dos buenos tipos'. Regresan los 70 que a su vez se miraban en los 40

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Joaquín Revuelta | 11/06/2016 A A
Imprimir
CARTELERA EN LEÓN | 'Dos buenos tipos'. Regresan los 70 que a su vez se miraban en los 40
La crítica de la semana ‘Chinatown’ y ‘Hardcore’ inspiran la nueva comedia negra de director Shane Black
Alguien sugirió, y no le falta razón, que ‘Dos buenos tipos’, la nueva comedia negra del director de ‘Kiss Kiss Bang Bang’, Shane Black, podría entenderse como un cruce entre ‘El guateque’, la aclamada comedia de Blake Edwards con Ryan Gosling haciendo las veces del inefable Peter Sellers, y ‘Chinatown’, la obra maestra de Roman Polanski con Jack Nicholson siguiendo la pista de una alambicada trama de abuso de poder y corrupción política ambientada en Los Ángeles de finales de los años treinta, un personaje éste último que inspira muy ligeramente al interpretado por Russell Crowe, si bien su carácter hosco y modo de proceder recuerde más al que el propio Crowe interpretara en ‘L.A. Confidential’, de Curtis Hanson, que es otro de esos brillantes ejemplos del Neo-noir al que en su vertiente más paródica pretende emular ‘Dos buenos tipos’, que también resucita otra de las modalidades del thriller que se puso muy de moda en la década de los ochenta, como la ‘buddy movie’, si bien en este caso la contraposición de personalidades no queda tan clara pues tanto Gosling como Crowe obedecen al prototipo de detectives con problemas de adicción que les hace imprevisibles en sus acciones. La película, más sobria en su primer tramo, deriva hacia el slapstick en su resolución final con un turbador personaje infantil que remite a la adolescente de ‘Taxi driver’ y una deteriorada y poco convincente Kim Basinger en su rol de defensora de los intereses de la industria automovilística de Detroit.



Volver arriba
Newsletter