Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

CARTELERA EN LEÓN | 'Capitán Kóblic'. Un duelo en la línea de 'Sin perdón' y 'Sed de mal'

CARTELERA EN LEÓN | 'Capitán Kóblic'. Un duelo en la línea de 'Sin perdón' y 'Sed de mal'

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Joaquín Revuelta | 18/06/2016 A A
Imprimir
CARTELERA EN LEÓN | 'Capitán Kóblic'. Un duelo en la línea de 'Sin perdón' y 'Sed de mal'
La crítica de la semana Ricardo Darín y Óscar Martínez sostienen este ‘western’ con trasfondo político
No voy a descubrir a estas alturas de la película las cualidades interpretativas de Ricardo Darín, que siempre es un placer verlo actuar en cualquier personaje, sea del género de comedia (‘El hijo de la novia’), del drama (‘Truman’), del thriller (‘El secreto de sus ojos’) o del western, como en el fondo no deja de ser ‘Capitán Kóblic’, aunque la acción se sitúe en la Argentina de los años de la dictadura militar y evoque uno de los episodios más sórdidos de aquel periodo, como fueron los llamados vuelos de la muerte en los que los militares arrojaban vivos al mar a los ‘desaparecidos’. Un capitán de la Armada a punto de jubilarse pilotará uno de esos vuelos, pero su conciencia le llevará a buscar refugio en un pueblo apartado en el que un comisario corrupto impone su ley. Asistimos por tanto a un duelo de altura que recuerda en cierto modo al librado por Clint Eastwood y Gene Hackman en ‘Sin perdón’ o al que protagonizaron Charlton Heston y Orson Welles en ‘Sed de mal’, siendo el comisario Velarde que interpreta el eminente actor Óscar Martínez digno heredero de aquel memorable capitán Quinlan (Welles) que se dejaba llevar por su instinto sin importarle que su actuación estuviera al margen de la legalidad. Como en ‘Sin perdón’ también hay una historia de amistad y posterior venganza, y un romance que en la obra maestra de Clint Eastwood no existía y que permite la presencia de una estupenda Inma Cuesta. Un guión tal vez algo previsible, que no tiene la capacidad de sorprender como sí tenía ‘El secreto de sus ojos’, pero que resulta sólido en su exposición gracias al buen trabajo de Sebastián Borensztein.


Volver arriba
Newsletter