Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

CARTELERA EN LEÓN | 'Calvary': El particular vía crucis de un cura rural

CARTELERA EN LEÓN | 'Calvary': El particular vía crucis de un cura rural

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Joaquín Revuelta | 08/03/2015 A A
Imprimir
CARTELERA EN LEÓN | 'Calvary': El particular vía crucis de un cura rural
La Crítica Brendan Gleason humaniza al personaje
«Un amigo es un enemigo que todavía no te ha atacado». Esta es una de las numerosas frases que pueblan el brillante guión escrito por John Michael McDonagh para ‘Calvary’, una modesta y alegórica producción irlandesa que cuenta con algunos de los diálogos más incisivos y chispeantes que este cronista recuerda haber escuchado en una sala de cine. Su sorprendente arranque, una confesión que hace las veces de los tres pistoleros que están a punto de llegar al pueblo con la promesa de liquidar al sheriff Will Kane (Gary Cooper) en ‘Solo ante el peligro’ y que recuerda a la vez al ‘Yo confieso’ de Hitchcock, aunque en el caso que nos ocupa el suspense es lo de menos, logra poner en guardia al espectador ante lo que está por llegar, el particular vía crucis de un cura rural que ante la inminencia de un fatal desenlace al estilo de ‘Con las horas contadas’ trata de poner en orden su vida y acercarse un poco más hacia su impresentable parroquia, una galería de turbios personajes que corrobora la visión nihilista de su guionista y director, aunque el protagonista que interpreta con su habitual solvencia Brendan Gleason y el plano que cierra la película parezcan desmentir esta aseveración. Tratándose de una producción irlandesa, el paisaje se convierte en un personaje más de la trama, apoyado en este caso en la luminosa fotografía de Larry Smith y en la elegíaca música de Patrick Cassidy. Pero es el modélico guión de McDonagh y su acertada dirección los que realmente hacen grande a esta pequeña película que reflexiona sobre los asuntos que ocupan y preocupan al género humano, y lo hace sin demagogia, permitiéndose el lujo de impregnarlo de buenas dosis de humor negro.

Volver arriba
Newsletter