Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

CARTELERA EN LEÓN | 'Alien Covenant'. En el espacio ya se vuelven a oír sus gritos

CARTELERA EN LEÓN | 'Alien Covenant'. En el espacio ya se vuelven a oír sus gritos

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Joaquín Revuelta | 20/05/2017 A A
Imprimir
CARTELERA EN LEÓN | 'Alien Covenant'. En el espacio ya se vuelven a oír sus gritos
La crítica de la semana Ridley Scott firma la segunda precuela del ‘Alien’ original y anuncia todavía dos más
De mi prolongado idilio con la sala oscura pocas experiencias han quedado tan profundamente marcadas en la retina como el descubrimiento de ‘Alien, el octavo pasajero’, en lo que recuerdo fue una ‘cita a ciegas’ acontecida a finales del mes de septiembre de 1979 en el desaparecido cine Abella y que con el paso de los años se ha ido repitiendo gracias a la cinta de vídeo, el disco versátil digital o DVD y más recientemente el blu ray. Ni sus posteriores secuelas ni los intentos por parte del director de la película original, Ridley Scott, de prolongar la saga con cuatro secuelas que en realidad son precuelas de la cinta primigenia han logrado que se repitiera aquella experiencia inolvidable. Tras ‘Prometheus’ ha llegado ‘Alien Covenant’ y todavía lo harán dos nuevos títulos que hasta ahora no hacen más que enrevesar el diáfano discurso del octavo pasajero, una historia de supervivencia frente a una criatura mutante que es de las más fascinantes que se han creado para la gran pantalla, obra del genio de H.R. Giger, y que Scott supo dosificar admirablemente (como Spielberg con su tiburón) en la obra maestra de finales de los setenta, creando un suspense angustioso que en el caso de ‘Alien Covenant’ brilla por su ausencia. Su final abierto invita a una nueva entrega que presumiblemente se desarrollará en el remoto planeta Origae-6 al que la nave Covenant se dirige con una más que diezmada tripulación y algunos miles de colonos en estado de hibernación y a los mandos de un androide que sigue los pasos del ordenador Hal 9000 de la venerada por Scott ‘2001, una odisea en el espacio’.


Volver arriba
Newsletter