Publicidad
Carnavales

Carnavales

OPINIóN IR

27/02/2020 A A
Imprimir
Carnavales
Este pasado martes recibo vía Whatsapp en un grupo de gente afín de La Bañeza al que pertenezco una serie de imágenes de como la Plaza Mayor ha quedado después de la celebración de una de nuestras fiestas más conmemorables, los carnavales. Con total seguridad afirmo que los carnavales de La Bañeza es una fiesta con mucha historia en nuestro país, todos los años en el ‘pueblín’ se acoge a toda persona que quiera disfrutar de unas fiestas llenas de alegría y fraternidad, todo un ejemplo de saber estar y diversión. Las calles se llenan de gente con disfraces de todo tipo, muchos de ellos reivindicativos, otros entre ironía y burla y muchos, muchos otros simplemente pura diversión. Ahora bien, desde hace algunos años ‘se permite’, y entrecomillo por no estar seguro, el uso de la Plaza Mayor que se ha convertido en un espacio de botellón que con el paso del tiempo cada vez es mayor, atrayendo a la ciudad a un visitante que acude a la llamada del alcohol en plena calle y no a la fiesta en sí. El resultado, una plaza que amanece llena de porquerías varias, botellas, vasos, bolsas llenas de no se qué, un suelo en el que te quedas pegado y una pestilencia a vómito y meadas que poco dicen de nuestras fiestas, ¡toda una pena! Desde luego, mi pueblo no se merece esto, pero ante tal situación las autoridades parecen hacer caso omiso de lo que ocurre y digo parece porque para cortar esta estampa son ellas quienes deben poner solución y si sigue ocurriendo por algo será, ¿no cree usted? A estas alturas de la vida todos en alguna ocasión o bien hemos celebrado de un modo u otro botellón en la calle, pero la memoria no me falla y le voy a decir que al menos los de mi generación en este sentido éramos muy cívicos y al igual que nos encontrábamos el lugar, al abandonarlo quedaba igual, no cuesta tanto recoger lo que ensucias y no es más limpio el que limpia, ya sabe usted. Pues nada, nos levantamos con la desagradable noticia que no tenía que ser otra más que los propios carnavales. Los Carnavales bañezanos son inigualables, inimitables y auténticos, por eso querido lector le invito a ser partícipe de esta fiesta que recorre las calles llenando las mismas de diversión y como se suele decir, «muy buen rollo». De civismo se habla mucho, claro, de puertas hacia dentro y de charlatanes muy cívicos sobran por las esquinas. Del dicho al hecho hay un trecho y aquí tenemos un claro ejemplo, la lástima que ocurra ante los ojos de las instituciones, pero ya sabemos que la política es…
Volver arriba
Newsletter