Publicidad
Carnaval, pero sin profecías

Carnaval, pero sin profecías

OPINIóN IR

01/02/2021 A A
Imprimir
Carnaval, pero sin profecías
Habrá carnaval de un modo u otro. El impulso de la fiesta es irrefrenable, como lo prueba el hecho de que prácticamente no había pasado una semana del confinamiento y en La Bañeza se inventaron el carnaval de los balcones. Todavía era pronto. Era el momento en el que todos éramos superhéroes por quedarnos en casa y acudir medianamente ordenados al trabajo, a comprar o a cualquier servicio básico, donde estuvieron los verdaderos héroes que ahora encuentran otros matices en los ecos de aquellos aplausos. La Bañeza fue una de las zonas más castigadas y se barrunta que las multitudes que cada año acuden pudieran tener que ver con ello. Hay que recordar que hubo hasta disfraces de coronavirus, a los que por entonces todavía se les podía encontrar su punto de humor, borrado hoy de cualquier broma. Recuerdo que unas semanas antes, disfrutando de un buen rato del sol de febrero en una terraza de mi barrio, un tío llamaba coronavirus a su sobrino, con sorna, cariñosamente. Espero que el mote desapareciera de cualquier palabra de afecto entre tío y sobrino, como creo que han perdido la gracia muchos de los primeros memes. No es censura. Es sentido común. El asalto al capitolio dejó imágenes irrebatibles, ante las que nadie podrá negar nunca que la realidad supera a la ficción. Pero detrás de ese esperpento quedaron cinco muertos y una sensación de peligro que a mucha gente sensata y que ha vivido intentos reales de golpes de estado le provocan pocas risas. Me acuerdo de ello porque tras la elección de Trump, en la propia calle del reloj de La Bañeza, como en tantas calles de España, se le pudo ver acompañado de un grupo de mexicanos y del muro que querían levantar. Como con el maldito virus, todavía no se intuía el daño que podía llegar a causar. Así que habrá carnaval, con mascarillas, con distancias y ya veremos con qué más normas, y habrá que estar muy atentos a los disfraces. Esperemos que no sean proféticos.
Volver arriba
Newsletter