Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Martes, 19 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

'Cara de pan', de Sara Mesa

'Cara de pan', de Sara Mesa

ENREDABAILES IR

Ampliar imagen
T.G. | 04/11/2018 A A
Imprimir
'Cara de pan', de Sara Mesa
Libros Viviendo en los márgenes
No es fácil vivir en los márgenes, esos lugares en los que las miradas que recaen sobre uno llegan de soslayo y en los que la soledad se pasea como un personaje más. En el caso de ‘Cara de pan’ el margen es el hueco de un jardín, un refugio creado entre setos donde se encuentran Casi y el Viejo, dos personajes que forjan su relación salvando los prejuicios sociales estipulados por cuestión de edad. Sara Mesa vuelve a contar la historia, como lo hizo antes en ‘Cicatriz’, para salir del lugar de confort social y colocar al lector ante situaciones que consiguen poner patas arriba lo políticamente correcto. Lo hace con la concreción de sus relatos de ‘Mala letra’, sin artificios pero con intensidad. Las complicadas relaciones familiares, el sentimiento de incomprensión de la adolescencia, los métodos educativos o el tratamiento de las enfermedades mentales son algunos aspectos de la sociedad actual que también aparecen en estas páginas donde también se habla de pájaros y de Nina Simone. Todo en tercera persona y dando voz a Casi, la adolescente de ‘casi’ 14 años que se encuentra por casualidad con un cincuentón sin que entre ellos exista nada que no sean palabras. «¿Cuándo un desconocido alcanza la categoría de potencial amigo y cuándo se queda, solamente, en potencial peligro?», se pregunta Casi. Ella, que cambia las reglas del juego que le habían impuesto para contarnos que la diferencia no es deficiencia.
Volver arriba
Newsletter