Publicidad
Camino del Salvador: Poladura de la Tercia- Arbas del Puerto

Camino del Salvador: Poladura de la Tercia- Arbas del Puerto

LNC CULTURAS IR

Descenso hacia la Colegiata de Arbas. | LUIS MIGUEL MARTÍNEZ Ampliar imagen Descenso hacia la Colegiata de Arbas. | LUIS MIGUEL MARTÍNEZ
Vicente García | 06/05/2022 A A
Imprimir
Camino del Salvador: Poladura de la Tercia- Arbas del Puerto
La ruta de la semana Última etapa de la serie de recorridos del Camino del Salvador en la provincia de León desde las rutas para senderistas
Finaliza con esta etapa la serie de recorridos del camino del Salvador en la provincia de León, desde el punto se vista de las rutas para senderistas. La etapa que se propone llega hasta el alto del puerto y el recorrido hasta la localidad de Pajares es sencillo, pues solamente hay un cruce que puede inducir a error y acabar el caminante en San Miguel del Río, lo que traería consigo una modificación en el recorrido que obligaría a replantear la ruta, aunque hay una variante.

La etapa, según las guías, finaliza en la localidad asturiana de Pajares, aunque la propuesta que se hace en esta ruta finaliza en el límite de las provincias. La etapa es corta, un recorrido leve pero muy agradecido, ascendiendo al Canto de la Tuxa, la altura máxima de todo el camino del Salvador.

De todos modos los caminos del Salvador son variados, ya que las dificultades para ascender las colladas de este recorrido en bicicleta, imponen una ruta ciclista más adecuada por la carretera, con cuidado, pues el tráfico es muy intenso y a gran velocidad. Lo mismo ocurre si desde Arbas del Puerto se sigue por la carretera.

Parte de la localidad de Poladura de la Tercia, donde hay albergue, se sale por la carretera hacia Casares y tras cruzar el puente sobre el arroyo Rodiezmo y el camino que va hacia el valle, en la primera curva a la izquierda se toma un camino que sube directamente y allí ya se ven indicadores del la ruta, se continúa sin perder altura para cambiar al valle siguiente, viendo cada poco las marcas del camino, bien en forma de flechas clavadas en el suelo, bien flechas amarillas sobre las piedras, conchas metálicas o maderas con la señalización del camino del Salvador. A continuación se asciende hasta llegar a unas praderías, coincidiendo en este tramo con las marcas del gaseoducto y se llanea durante un rato para luego subir una cuesta algo más pendiente que va al borde de un arroyo, y al llegar al alto se contempla perfectamente el valle de Viadangos, sin llegar a ver el pueblo, pues queda escondido tras un promontorio que le protege de los vientos y los fríos del invierno.

El camino gira a la derecha siguiendo la orografía del terreno sin perder altura y con unas vistas excelentes al valle y las montañas. Se pasa por la collada de los Eros, para ver al fondo, recortada en el cielo, la cruz de los romeros, clavada en la peña con forma de bastón de peregrino y que marca el buen camino.

Es preciso llegar a este punto y continuar ascendiendo hasta el canto de la Tusa, un alto en el que se aprecia trazas de camino y que continúa hacia la izquierda, desde donde se ve perfectamente el valle del río Bernesga. Desde aquí se comienza a descender más a la izquierda entre praderas para bajar a continuación una fuerte pendiente por la zona del Cuchillo, hasta llegar a un cruce de dos caminos, que se divisa perfectamente desde el collado, tomando el que asciende hasta la parte alta del monte y que desciende por la cresta de la Chera donde hay unas antenas. Las vistas desde este punto son muy interesantes, tanto hacia el puerto de Pajares, con las cumbres del macizo de las Ubiñas, como a la derecha las de Brañacaballo o el Cellón, que se ve muy cercano.

Una vez en la cresta se baja hacia la izquierda hasta el arroyo de la Madera, que se vadea, con cuidado si está con bastante caudal y se remonta por el camino hacia el otro lado del valle. Desde allí se sigue por unas praderías hasta la Majada de las Caballetas continuando, para, en un momento ver la colegiata de Arbas del Puerto, con una bifurcación en el recorrido.

En esta bifurcación, si se continúa por el camino se llega a la carretera casi en el desvío de Brañillín y desde allí se sigue por la vía de servicio hasta salir hacia la derecha. Sin embargo es aconsejable visitar la colegiata y para ello conviene tomar un camino que baja a derecho hacia ella, por encima del túnel de la Perruca, bastante empinado y escabroso. Se llega a la colegiata cruzando el arroyo por la izquierda de la zona hostelera, aunque ahora sin actividad, para visitar el monumento, si está abierto.

A continuación se puede seguir por la carretera con mucho cuidado, o bien, tras finalizar las construcciones, subir un poco por el viejo camino de la mina y sin llegar a las ruinas que hay en lo alto, girar a la izquierda cruzando el reguero para ir por unas praderas paralelas a la carretera, hacia el arroyo Bovia que se remonta un tramo para salir en el primer valle que se encuentra en dirección oeste y desde allí se llega al alto de la Gobia, que es la divisoria de provincias.

Si se va por la carretera hasta el cruce de Brañillín, luego se sigue por la zona de aparcamientos paralela a la carretera hasta antes del puerto, donde se toma un desvío a la derecha hasta el Alto de la Gobia, que se encuentra en el límite provincial.

Siempre que se varíe la ruta hay que tener en cuenta, en esta etapa, el cruce de los arroyos en temporada de deshielo y el de las vías del tren, pues si no se hace por el camino adecuado, el caminante va a tener problemas.

En la divisoria de provincias se acaba esta serie de etapas, aunque siguiendo hacia Asturias el fin deberá ser la localidad de Pajares, ya que el parador se abre y se cierra sin saber cómo estará cuando se haga el recorrido.
Volver arriba
Newsletter