Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

Cambios

BLOGGINGIR

12/07/2018 A A
Imprimir
Cambios
Nunca he sido muy partidario de los cambios, porque siempre implican el enorme riesgo de que sean para ir a peor. Por eso suelo dar mil vueltas a cualquier decisión que pueda suponer un cambio importante en mi vida. Pero claro, no es lo mismo hacer cambios en la vida de uno que en la de todos, porque ahí los gestores de la cosa pública tiran con pólvora ajena y si la preparan, pues ya vendrá otro a arreglarlo... o a ponerlo aún peor. Fíjese usted, avezado lector, en la cantidad de cambios que ha habido en este nuestro país desde que Mariano se mudó a Santa Pola tras dejar por las nubes el nivel de inanición política ante cualquier problema que se le presentase. De entrada, ahora no hace falta ganar las elecciones para ser presidente de todos los españoles. Es suficiente con tener el peor resultado de la historia del socialismo. Tampoco es necesario esperar a que pasen los cien primeros días para empezar a hacer justo lo contrario de lo que se había prometido, porque lo que era convocar elecciones cuanto antes pasó a ser agotar la legislatura en un santiamén. Pero hay más cambios, porque volvemos a tirar de la chequera pública como si el dinero manase de una fuente. Y ello implicará un nuevo impuesto –al final harán medio bueno a Montoro– a los bancos, que por supuesto son tan benévolos que no se lo van a repercutir a sus clientes... En fin, que aquel país que no conoce u olvida su historia está condenado a repetirla y quizá por eso la nueva jefa de la economía española habla ya de crear un organismo que barrunte futuras crisis.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle