Publicidad
Cambio de prioridades

Cambio de prioridades

OPINIóN IR

27/03/2020 A A
Imprimir
Cambio de prioridades
Es curioso cómo las prioridades han ido cambiando a medida que la crisis del coronavirus ha ido avanzando. Al principio, antes de decretarse el Estado de Alarma y con la excepción de aquellos a los que por desgracia la enfermedad les pegó pronto en su entorno acelerando los tiempos, las preocupaciones podían ir por cosas que han pasado a ser superficiales, como ese viaje que tenías programado y que esperabas que no te fastidiara el ‘bicho’, o que se pudiera o no celebrar determinada competición deportiva sin contratiempos.

Después, en los primeros días de confinamiento, por la cabeza empezaba a pasar todo aquello que ibas a hacer en el momento en el que salir de casa fuera una opción. Yo me veía pudiendo ir a ver a mis padres, subiendo a pasar el día a Genicera, yendo a correr o nadar, tomándome una caña en un bar, quedando para echar algún juego de mesa, acudiendo de nuevo al Reino o al Palacio... la lista sería larga y seguro que muchos puntos de la misma coincidirían en la que hiciéramos cada uno de nosotros.

Ahora, sin embargo, probablemente todo haya evolucionado. Piensas en esas cosas, sí, pero no es ni mucho menos tu principal foco. Lo importante no es el hecho de poder hacerlas, es que eso significará que esta pesadilla empieza poco a poco a terminarse. Y lo único que deseas es que la gente más cercana a ti consiga mantenerse a salvo, mientras cada día intentas empujar tú hacia abajo esa dichosa curva de la que no encontramos el pico, ves con impotencia cómo el número de afectados crece o te desesperas por que lleguen esos test y esa protección que tanto esperamos.

Cuando todo empiece a quedar atrás, llegará la hora de iniciar un nuevo reto, porque es evidente que las consecuencias que deje esta epidemia van a ser graves y duraderas. Quizá valoremos más algunas acciones cotidianas, ciertas cosas que siempre han estado ahí y que vivías ya como parte de la costumbre sin apenas disfrutarlas. Y llegará la hora de levantarse y seguir peleando.

Ahora toca seguir aportando, cada uno como pueda. Unos al pie del cañón, otros quedándose en casa. Y, a poder ser, sin querer a jugar a ser la ‘Gestapo’ con quien ves por la calle sin saber por qué...
Volver arriba
Newsletter