Publicidad
Cambio climático y energía 2: ¿de dónde proceden las 51.000 millones de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero anuales?

Cambio climático y energía 2: ¿de dónde proceden las 51.000 millones de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero anuales?

TRIBUNA DE OPINIóN IR

David Borge Diez | 07/04/2021 A A
Imprimir
Cambio climático y energía 2: ¿de dónde proceden las 51.000 millones de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero anuales?
Antes de comenzar este segundo artículo sobre cambio climático y energía, quiero remarcar una cifra que debemos usar como nuestra base de cálculo: 51.000 millones de toneladas. Esta cantidad, a la que nos costará hacernos idea a escala humana, es, de forma aproximada, la que la humanidad emite a la atmósfera cada año. Cincuenta y un mil millones, lo remarco para incidir más sobre su magnitud y lo haré a lo largo de este artículo.

En este breve texto pretendo dar respuesta a dos preguntas que cualquier ciudadano leonés de a pie, sin conocimientos sobre energía, puede plantearse de forma habitual.

La primera es, ¿quién emite estos gases?, y la segunda, ¿de dónde proceden? Dar una respuesta adecuada es complejo y requeriría de mucho espacio y tiempo, pero creo que podremos tener una idea más clara tras leer este texto.

¿Qué son los gases de efecto invernadero? ¿Es el CO2 el único gas de efecto invernadero?

De forma sencilla, los gases de efecto invernadero son aquellos que provocan un efecto de calentamiento en la tierra debido a que absorben calor y lo atrapan en la atmósfera.

51.000 millones de toneladas es la cantidad de gases de efecto invernadero expresados en equivalente de carbono. Esto significa que hay muchos más gases de efecto invernadero además del CO2 (dióxido de carbono) pero convertimos los otros gases emitidos a la cantidad equivalente de CO2, para facilitar los cálculos. Aproximadamente, el dióxido de carbono supone unos 37.000 millones de toneladas sobre esos 51.000 millones, siendo el resto emisiones de otros gases. El metano supone aproximadamente el 17% y el resto son otros gases.

¿Quiénes son los mayores emisores de gases de efecto invernadero?

Si hablamos de emisiones globales, los seis mayores emisores a nivel mundial son:

• China con el 28% del total
• Estados Unidos: 15%
• Europa (EU-28): 9%
• India: 7%
• Rusia: 5%
• Japón: 3%

Si consideramos únicamente nuestro país, España emite menos del 1% de las emisiones mundiales.

Es importante remarcar que emisiones de gases de efecto invernadero y renta per cápita van de la mano. A medida que mejoramos el nivel de vida, generamos más emisiones: consumimos más materiales y más energía.

¿Qué países emiten más emisiones de gases de efecto invernadero per cápita?

Las emisiones per cápita consideran la cantidad de emisiones por cada habitante y en este caso, las cosas cambian. En este caso China pasa al puesto número 13, siendo los mayores emisores per cápita los países árabes (Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos etc.) seguidos de Australia, Estados Unidos y Canadá. Un americano emite a la atmósfera, anualmente, una media de 16,5 toneladas, frente a las 7 de un ciudadano chino o las 6 de un español, esto debe hacernos reflexionar sobre la sostenibilidad del modelo de vida instaurado en los países que encabezan la lista.

Procedencia de los gases de efecto invernadero.

Este es sin duda uno de los aspectos que más llaman la atención al ciudadano medio cuando los conoce: solemos pensar en gases de efecto invernadero y asociarlo a la electricidad, pero nada más lejos de la realidad. Las principales fuentes de emisiones, agrupadas por porcentajes, corresponden a los siguientes sectores, clasificados de forma que podamos comprender de forma sencilla la procedencia:

1. Fabricación de materiales de uso común (plásticos, acero, cemento...): 31%, lo que suponen
2. Electricidad: 27%,
3. Producción de alimentos (agricultura y ganadería): 19%
4. Transporte (mercancías, transporte por carretera, aéreo...): 16%
5. Calefacción y refrigeración: 7%

Estas cifras reflejan que encontrar una solución no es ni va a ser sencillo a medio plazo ya que es necesario considerar múltiples campos tecnológicos, costumbres arraigadas en la sociedad y abordar medidas en muchos frentes y sectores.

La fabricación de materiales supone el mayor porcentaje de emisiones, el 31% de 51.000 millones de toneladas, y estas emisiones se deben fundamentalmente a la producción de acero, cemento y plásticos. Las previsiones indican que hasta 2060 el aumento en el parque de edificios es equivalente a construir una ciudad como Nueva York cada mes, todo esto durante los próximos 40 años.

Este ejemplo permite hacerse una idea sobre la cantidad de materiales que requerimos cada día en el mundo, y la difícil solución que se presenta. De todos ellos, el cemento es aquel cuyo proceso de descarbonización es más caro y prácticamente inviable a nivel masivo a día de hoy.

La producción de energía eléctrica contribuye con el 27% de los 51.000 millones de toneladas, y producir toda la energía eléctrica de fuentes limpias no será fácil: en la actualidad dos tercios del total de la energía eléctrica se generan con combustibles fósiles, un 10% con energía nuclear y las renovables suponen aproximadamente un 11%.

Cultivar plantas y criar ganado supone otro 19% de los 51.000 millones de toneladas, viniendo parte de estas emisiones debidas al uso y producción de fertilizantes y representando la cría de ganado una de las mayores fuentes, destacando especialmente el ganado vacuno.

El transporte contribuye con otro 16% sobre el total de las 51.000 millones de toneladas anuales. De esta cantidad, casi la mitad se debe a los coches y motos (50%), los camiones, autobuses y otros vehículos de carretera contribuyen con otro 30% y la aviación y el transporte marítimo con otro 10% cada uno.

Finalmente, el 7% de los 51.000 millones de toneladas es debido al uso de sistemas de calefacción y refrigeración, tanto eléctricos como basados en combustibles.
Reflexionemos sobre lo que contribuimos cada uno de nosotros en cada uno de estos sectores.
Volver arriba
Newsletter