Publicidad
Cafés para llevar: "Está la cosa como para no buscarse la vida"

Cafés para llevar: "Está la cosa como para no buscarse la vida"

ACTUALIDAD IR

El mayor ambiente de los bares que siguen abriendo ‘para llevar’ coincide con la hora del café. | SAÚL ARÉN Ampliar imagen El mayor ambiente de los bares que siguen abriendo ‘para llevar’ coincide con la hora del café. | SAÚL ARÉN
Víctor S. Vélez | 21/11/2020 A A
Imprimir
Cafés para llevar: "Está la cosa como para no buscarse la vida"
Sociedad Muchos bares leoneses optan por seguir con su actividad, aunque de puertas afuera, debido a unas restricciones que se prolongan
La hostelería sigue reinventándose en tiempos del coronavirus. En las últimas semanas, desde que la Junta impusiera el cierre de sus locales al público para contener la pandemia, se han podido ver en la ciudad de León y en muchos pueblos de la provincia establecimientos que atienden a sus clientes con cafés para llevar o comida a domicilio.

Un limbo para muchos que, sin embargo, es completamente legal. Las restricciones permiten que los bares y restaurantes puedan mantener esta actividad siempre y cuando no presten el servicio a los clientes dentro del local. Otra cuestión es cómo se lleva a la práctica, ya que son habituales los corrillos de más personas de las permitidas y clientes que llevan al límite lo del consumo de bebidas en la vía pública.

Desde Hostelería de León consideran que cada propietario es libre de poder abrir para ofrecer bebida y comida y bebida para llevar. Según el presidente de esta asociación, Martín Méndez, el número de empleados y las singularidades de cada negocio condicionan la decisión. "Si venden 100 euros en cafés, pues eso que se llevan para casa y es con lo que pagan la renta y la comida", señala.

Y es que, incluso para los que se han sumado al 'take away', no compensa demasiado lo de abrir en estas condiciones. "La estampa es tan triste de ver las cafeterías emblemáticas de León cerradas, pero casi no miramos lo económico. No compensa, porque realmente viene poca gente, el material desechable cuesta y se tarda más en servir, pero anímicamente es muy positivo para nosotros y para los clientes", señala Soraya Fernández que ha decidido abrir el 'Café San Marcelo'.

En otros casos, como 'La Sacristía', si que sirve "para ir cubriendo gastos". En este bar situado junto a la Iglesia del Mercado, además de cafés, ofrecen a sus clientes cervezas y raciones para llevar y se han decido a abrir porque los dos únicos empleados son de la familia. Mi pareja está en el Erte y me apaño solo. La mayoría de los clientes están agradecidos de reunirse, aunque sea en la calle", comenta su dueño, Marcelino Escudero.

Luchando contra los corrillos


La mayor crítica a esta iniciativa de algunos hosteleros es que se forman corrillos a la puerta de los locales. "A veces la gente se arremolina y se consigue el efecto contrario al que busca la norma", reconoce Méndez que plantea que, precisamente por ello, su sector ofrece una alternativa de ocio segura.

Críticas a las que se suman otros hosteleros, como es el caso de Javier Fuertes, de la 'Cafetería Brasil'. "No puede ser que la gente se tome los cafés por las esquinas, sin ningún control, y nosotros tengamos que seguir cerrados y pagando impuestos", manifiesta.

De un modo u otro, estos corrillos se están haciendo cotidianos, como los que se pueden apreciar diariamente en la plaza San Marcelo. Allí, el 'Restaurante Marcela' es el que centra ahora la actividad hostelera con sus repartos de 'Glovo' y unos cafés que, según su responsable Manuel García, "van saliendo".

Por ello, los hosteleros también piden la colaboración y aseguran que los clientes cumplen. "Cuando hay mucha gente se separan para no comprometer al establecimiento. Esta bien que colaboren para que podamos seguir abiertos porque está la cosa como para no buscarse la vida", apunta Marcelino Escudero a este periódico.

'Take away': de cervezas a raciones


Debido a las restricciones muchos restaurantes leoneses se han visto empujados a subirse al carro de plataformas como 'Glovo'. Al 'take away' de cafés y cervezas, se suma el reparto de comida a domicilio.

Se reinventa la forma y también el fondo, dado que son varios los establecimientos que han readaptado sus platos. "Tanto en Casa Mando, como en Nimú y Marcela hemos hecho una carta con los productos que viajan mejor y que se pueden consumir más en casa. En esas estamos y, después de promocionarlo más, esperemos que funcione este fin de semana", expone Manuel García a modo de ejemplo.
Volver arriba
Newsletter