Publicidad
Cabo de año

Cabo de año

OPINIóN IR

10/03/2021 A A
Imprimir
Cabo de año
Este domingo conmemoramos el cabo de año, el primer aniversario de la ‘muerte’ de nuestra forma de vida tal y como la conocíamos. Y es que la declaración del estado de alarma el 14 de marzo de 2020 marcaba un antes y un después en una sociedad que tenía que tratar de salvar vidas. Sí, ya sé que en estos días vamos a acabar saturados de tanto recordar el cambio vivido hace ahora un año, pero no es para menos…

El Real Decreto 463/2020, que consultamos hasta la saciedad, preveía una duración de quince días… aunque nadie lo creía y todos dábamos por segura, al menos, una prórroga; y, a partir de ahí, cada cual hacía sus cábalas… Aunque ya te digo yo que ni el más pesimista contaba, no con que aquel estado de alarma se prolongara durante tres meses –hasta el 21 junio–, sino con estar a estas alturas, un año después, como estamos…

Asusta echar la vista atrás y recordar por todo lo que hemos pasado –desde el confinamiento estricto al plan de desescalada o las distintas medidas–, con aquellas iniciativas que querían mandar un mensaje a los demás –caso, por ejemplo, de los aplausos de las ocho o de los ‘caminos de la felicidad’– mientras los datos que se iban conociendo no eran precisamente esperanzadores.

La situación hoy no es la misma, es cierto; pero la batalla contra la covid-19 aún está lejos de terminar. Y parece razonable pensar que si todos tiramos juntos del carro y nadie se dedica a poner palos en las ruedas; si luchamos unidos contra la pandemia, tendremos más probabilidades de que esta pesadilla acabe antes y podamos recuperar de una vez la normalidad, ¿no te parece?

Por eso me cuesta comprender algunas de las decisiones que toman los políticos… y más cuando ni entre ellos se ponen de acuerdo, que a veces parecen niños discutiendo en el patio del colegio. Y, al final, la que sale perdiendo es la propia sociedad; una sociedad que, en general, creo, ha sido responsable –que sí, que ya sé que hay auténticos cafres…–; pero que ha sufrido mucho y está ya agotada…
Volver arriba
Newsletter