Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Burundanga

Burundanga

OPINIóN IR

18/06/2019 A A
Imprimir
Burundanga
El 15 de junio hemos asistido como meros espectadores a la gran obra teatral representada desde el más puro y duro centralismo, las primeras espadas han asaltado los territorios sin tener en cuenta su autonomía e independencia, mercadeando con nuestros votos para sellar pactos en la gran mayoría de los ayuntamientos sin ningún tipo de complejo ni de remordimiento. Las sillas y los sillones lo primero. A excepción del nuestro, que queda sin constituirse por el recurso interpuesto ante el TSJ por los que ven peligrar el deseado y acostumbrado poder que tiene ostentar la Alcaldía de una ciudad venida a menos, nada sabremos hasta el 5 de julio como muy pronto.

La gran decepción pasa por aquellos que han venido a regenerar la política, los que dicen no a la corrupción, no a los largos mandatos, los que desean introducir aire fresco en las instituciones con la idea de moldear un territorio más igualitario en derechos y libertades, los que suspiran por detener la despoblación de la España vaciada. Hablan de regenerar la vida política, pero se han confundido, más bien en vez de regenerar lo que van a conseguir es degenerar la democracia, intentan disimular pero no pueden, al final pactan hasta con la extrema derecha.

Quizás no tengan toda la culpa, a lo mejor han vivido algún episodio de grave amnesia motivado por una dosis de escopolamina, más conocida como burundanga, dejando su voluntad a merced del único dios que es el libre mercado, hipnotizados han obedecido a los que quieren que en este país nada cambie. Pregonan que no son ni de derechas ni de izquierdas, a estas alturas a nadie engañan, llegando a decepcionar incluso a sus propios votantes.

Estoy convencido de que si hoy hubiese una nueva cita electoral, la abstención superaría al voto, y de los votantes una gran mayoría castigaría a aquellos que han venido a defender la centralidad en detrimento de las diferentes sensibilidades de nuestro país, la diversidad de los pueblos, con su cultura y sus costumbres.
Volver arriba
Newsletter