Publicidad
¡Buena la hiciste, mariposa!

¡Buena la hiciste, mariposa!

OPINIóN IR

17/03/2021 A A
Imprimir
¡Buena la hiciste, mariposa!
El aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo» es el proverbio chino origen, junto a las investigaciones del matemático y meteorólogo Edward Lorenz, padre de la teoría del caos, de una de las teorías físicas más fidedignas: el efecto mariposa.

¿Íbamos a privarnos de él en España? No. Merced al celo de los diversos próceres políticos que desde varia irresponsabilidad territorial velan por nuestro malestar, nos toca asistir absortos a la certeza de dicha teoría en el devenir de la política española y ver cómo una moción de censura en Murcia, dudosamente necesaria en estas circunstancias sanitarias y sociales y mal calculada –¿valoraron la posibilidad de esos tránsfugas, presentes en nuestra lengua ya desde 1400 como «aquellos que dexan su hueste e su partida e se van a los otros…»?–, y su aleteo urgió a Ayuso a su antojo, a convocar elecciones en Madrid, deseo frenado por Génova meses atrás. ¡Ay, Casado: te está segando la yerba bajo los pies e imponiéndote su descentrado discurso!

Aleteo que me lleva a oír a esos lenguaraces constitucionalistas que, con su amnesia vergonzosa e interesada, olvidan el noble hacer constitucional de, entre otros, el socialista Gregorio Peces-Barba o el comunista Jordi Solé Tura; y a desear que, por favor, se laven la boca antes, no de querer ofender –ofende quien puede–, sino de exhibirse cual son.

¿Habrán olvidado que de los 16 diputados de AP, su orgánico origen, tan solo 8 votaron sí, 3 se abstuvieron y 5 lo hicieron contra el proyecto constitucional? ¿No recordarán que el entonces joven Aznar, según varios artículos en dispares medios, predicaba el no en sintonía con, por ejemplo, Silva Muñoz? Antes de hablar, deberían repasar su alcanforado álbum ancestral. Antes de decir «Libertad», lavarse su putrefacta saburra, revisar su constitutiva y constitucional historia.

¿Y qué decir de los ¿también constitucionalistas? herederos de Blas Piñar y su «toda Constitución debe ser constituyente, pero la nuestra es desconstituyente»?

Y aleteó, voló Iglesias. Coincido en su valoración sobre lo hecho por el gobierno de coalición, sobre la demostrada valía de Yolanda Díaz, mas disiento de su excesivo, en parte, lenguaje guerracivilista.

A los cainitas, cual sea su pelo y palo, los prefiero distantes, no de compañía. Gusto de la mesura de la cultura democrática; que se dirijan a mi intelecto y, si es caso, a mi mejor corazón; no a entrañas nada razonables. ¡Ay, razón: qué soledad!

¡Buena la hiciste, mariposa!

¡Salud!, cuiden y cuídense.
Volver arriba
Newsletter