Publicidad
Buena expectativa de calibre en la cosecha de castañas por la lluvia y calor de septiembre

Buena expectativa de calibre en la cosecha de castañas por la lluvia y calor de septiembre

EL BIERZO IR

Imagen de las castañas a punto de ‘pingar’, en un soto de castaños del Bierzo, donde el grueso de la recolección comenzará esta semana. | Ical Ampliar imagen Imagen de las castañas a punto de ‘pingar’, en un soto de castaños del Bierzo, donde el grueso de la recolección comenzará esta semana. | Ical
D.M. | 11/10/2021 A A
Imprimir
Buena expectativa de calibre en la cosecha de castañas por la lluvia y calor de septiembre
Campo Aún con la incógnita sobre cifras de producción , la Marca de Garantía augura buen futuro para un sector aún en ordenación
La temporada de recogida de castaña en el Bierzo está a punto de comenzar, después de unos días de algunas pequeñas recolecciones puntuales en zonas muy concretas y variedades muy tempranas.

El director técnico delos consejos reguladores de la fruta de calidad del Bierzo, Pablo Linares, apunta que en esta semana o en pocos días más comenzará la producción a lo grande y los almacenes estarán ya listos para recibir las toneladas de fruto que se esperan, aún sin cifras concretas. «Al no poder verla, porque la castaña crece dentro del orizo, es difícil saber si qué cantidad y qué calidad vamos a tener porque todo depende si mayoritariamente se forman las tres castañas que suele haber dentro de cada uno, sólo dos o cuántas».

Por eso es complicado hasta que empiecen realmente a ‘pingar’, como se dice cuando empiecen a caer de los árboles los frutos, hacer una estimación de cantidad de cosecha. Lo que sí explica Linares es que la alternancia de humedad y lluvias con días soleados y buenas temperaturas en septiembre sí hacen prever un buen calibre de las castañas. Linares apunta que «para nosotros, el sector de la castaña es algo en lo que tenemos muchas esperanzas de futuro por las posibilidades que ofrece el productos para su transformación».

Reconoce que es cierto que pese a los años de trabajo con la Mesa del Castaño o la creación de asociaciones de productores, «es un sector que nos está costando mucho estructurar, porque casi cada berciano es un productor de castañas, hay mucha gente que tiene castaños o sotos y por eso es tan complicado».

Aún así, cada año se dedican muchos esfuerzos a intentar mejorar esta producción y a intentar diversificar las salidas al mercado del producto. «Actualmente la venta en fresco sigue sigue ocupando el grueso del mercado ene l Bierzo pero vemos enormes posibilidades en la transformación y elaboración de productos y es interesante cada año ir viendo como se pueden ir estructurando proyectos en ese sentido». De ahí que se sigan elaborando proyectos, propuestas y planes para profesionalizar el sector.

En Galicia se ponen las pilas en transformación


 Mientras en el Bierzo, una de las zonas de mayor producción de castañas de España, los pasos en materia de transformación van siendo lentos, en Galicia se conocen ya algunos proyectos que están empezando a solidificar en este sentido.

Es el caso de Sofragal, una cooperativa orensana dedicada a la recuperación de sotos abandonados que llevan ya unos años con una nave secadero para después transformar las castañas en harina. Pero ha sido recientemente, hace un par de meses en el que han decidido completar el círculo y elaborar con esa harina productos de repostería como galletas y las populares bicas gallegas.

La cooperativa se compone catorce socios y cuentan y actualmente, con catorce hectáreas de las que recogen entre 20 e 25 toneladas de castaña al año, tal y como han relatado los representantes de la cooperativa a medios de comunicación gallegos en estos días.

Ha sido un trabajo de años recuperar unos sotos que fueron poco a poco abandonándose por el bajo precio en el mercado que tenía el fruto y el poco valor social que se le daba. Ahora, han cambiado las tornas, y aunque aún no es un producto muy demandado, la harina de castañas se va poco a poco haciendo un hueco en el mercado.

Explica que tiene posibilidades en la mezcla con harinas de cereales, así como para rebozado o repostería. Desde la cooperativa quieren demostrarlo con productos artesanos, las llamadas ‘baralletas’, con forma de palo, normales o con chocolate.
Volver arriba
Newsletter