Publicidad
Brocha gorda

Brocha gorda

OPINIóN IR

28/04/2020 A A
Imprimir
Brocha gorda
Es virtud reconocida en el pensamiento español la de aquel que valora más un grano de cordura que arrobas de sutileza. Sin embargo es este último concepto verdaderamente confuso en la lingua franca de nuestra nación, pues si en la tarea manual se entiende como destreza y especial habilidad, es por contra, en la argumentación, un dicho excesivamente agudo y falto de verdad, profundidad o exactitud.

No sé, por tanto, si la sutileza española es en sí misma una sutileza, que según como se quiera entender, se presenta como habilidad y puede estar llena de mentira. Y no sé si este será el origen de confundir el grano de cordura con el ir al grano, que en ocasiones no es el grano de todos y todas, sino el grano que alimenta un estómago en particular.

Diremos, no obstante, que vivimos tiempos propios para lo sutil. Nunca ha hecho más falta una visión aguda y perspicaz de la realidad que permita abordar el enorme problema en el que está enfrascada el conjunto de la sociedad y que procure que todas las personas salgan de este gigantesco abismo en condiciones reales de igualdad y justicia.

Parece, sin embargo que nuestra interiorización del grano al que nos referíamos al principio ha desterrado las sutilezas de los pinceles finos, tan adecuados para el detalle, para los matices y las profundidades, y ha optado por la brocha gorda con la que se encalan los troncos de los árboles, las paredes y los sepulcros.

Como si de hooligans futboleros se trataran, muchos prefieren la brocha gorda de la adhesión partidista, en la que no cabe crítica ni cordura. Y a este paso el cuadro que tras el confinamiento nos quedará será un basto empaste de colores chillones guiado por los criterios estéticos de la publicidad y la propaganda.

Esta situación que vivimos, exige una visión detallada de los errores y los aciertos. Sobra el fanatismo que pinta con trazos gruesos y siempre se olvida de los más desfavorecidos. Dejémonos de ruidos y vayamos al grano, por favor, pero al grano de la cordura.
Volver arriba
Newsletter