Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Viernes, 22 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

Brañas de Rioscuro

Brañas de Rioscuro

RUTASLEONESAS.COM IR

Ampliar imagen
Vicente García | 21/04/2018 A A
Imprimir
Brañas de Rioscuro
La ruta de la semana Braña Ronda, Braña de Murias y Braña de Viforcos
La ruta que se propone en esta ocasión es compleja, con subidas, aunque no se corone ninguna cumbre, lo que es posible si se desea alargar el camino hasta el Cueto Nidio, pero la propuesta no pasa por ahí, solamente andar un largo sendero viendo el bosque de hayas, serbales, abedules, tejos, acebos, contemplando las montañas de Laciana, en especial el Pico Muxiven, de Babia, con Peña Ubiña como máxima cota, así como las localidades lacianiegas más elevadas hacia el sur, como Robles, o Villar de Santiago.

Los arroyos bajan formando hermosas cascadas y las brañas, esas zonas a las que subía el ganado al retirarse las nieves para regresar el comenzar el invierno, en las que hay construcciones donde se puede pasar el tiempo, abundan por estos lugares en las zonas más apropiadas y tranquilas del bosque, un bosque que Luis Fernández, Luis el de Rioscuro, explica en su blog: http://luisrioscurolaciana.blogspot.com.es/p/el-bosque-de-rioscuro.html. Luis Fernández es la persona que mejor conoce este bosque y a quien cualquiera se podía dirigir para internarse con seguridad en este bosque.

La ruta

La ruta comienza en el kilómetro 51,8 de la carretera de Omaña entre Rioscuro y el Villar de Santiago en un lugar donde existe un cartel indicativo de la zona, del que parte un camino a la derecha que asciende poco a poco hasta Braña Ronda, que se encuentra aproximadamente a 2 kilómetros. Allí hay un cartel que señala la ruta de los tejos, aunque solamente existe este cartel y nada más. Se sigue por el camino ascendente durante unos 300 metros, para adentrarse por una senda en el bosque de tejos y acebos, donde se pueden encontrar árboles de más de 2000 años de antigüedad, se encuentra una hermosa cascada en pleno bosque y tras contemplar los tejos milenarios se llega a una zona de praderías continuando por un sendero que asciende continuamente por el lado derecho del Arroyo de Brañarronda para llegar a una zona elevada con buenas vistas a la montaña de Babia y Laciana, donde existen las ruinas de construcciones y una especie de mesa en piedra. Se pasan las ruinas y continua el camino llegando más tarde a la Braña de Murias que queda por debajo del sendero que lleva la ruta. Pasadas las casas de la Braña se toma en una pradera un sendero que más tarde se adentra entre escobas y abedules y asciende con mayor pendiente girando un poco a la derecha aunque siempre sobre la Braña de Murias hasta llegar a un nuevo paso que se abre a las montañas de Laciana y Babia, viéndose perfectamente la esbelta cumbre de Peña Ubiña y el Muxivén.

Aquí el camino se suaviza un poco y se interna entre praderías y serbales diseminados para cruzar el arroyo y ascender en diagonal para llegar de nuevo a una loma con excelentes vistas a las montañas y desde donde se toma ya un camino algo abandonado que desciende poco a poco. Este camino se encuentra rodeado de viejos abedules, cubiertos de líquenes y alguna zona de acebos que puede resultar excelente para resguardarse de los rayos solares del verano. Continúa el camino entre árboles hasta llegar a la zona más elevada de la ruta, 1650 metros donde se ve perfectamente el Cueto Nidio, con sus características antenas y en ese momento se deja el camino y se desciende directamente por una zona herbosa muy mullida siguiendo unas manchas de color verde claro pintadas en los árboles. Se llega a una zona de praderas colonizada por las escobas y en ese momento es preciso cruzar el arroyo hacia la izquierda para tomar el sendero que marcan las manchas verdes. Al finalizar el sendero hay una cerca de piedras que marca el camino que llevará a la Braña de Viforcos. Desde esta Braña parte una pista bien marcada. Solamente hay que seguirla durante unos kilómetros hasta una bifurcación donde se toma el camino de la izquierda que va a una caseta con buenas vistas y desde allí se baja por el bosque siguiendo unos senderos bien marcados entre robles retorcidos y algún que otro acebo hasta encontrar de nuevo la pista que se sigue durante aproximadamente 2 kilómetros hasta llegar a la central eléctrica de Rioscuro al lado de la carretera.

Es preciso tener en cuenta que este lugar de llegada se encuentra a varios kilómetros del punto de partida, por lo que si se ha dejado en vehículo allí será necesario tener un modo de buscarlo.
Volver arriba
Newsletter