Publicidad
Bodas de oro en 'La Filial'

Bodas de oro en 'La Filial'

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
L.N.C. | 01/05/2022 A A
Imprimir
Bodas de oro en 'La Filial'
Educación La promoción del 72 del pionero bachillerato del Colegio Virgen Blanca celebran el cincuentenario de su graduación y ya miran al 75 aniversario
En el curso 1969-70 un grupo de alumnas comenzaron el bachillerato Técnico Superior, que constaba de tres cursos con dos reválidas, una en 5º y otra en 7º. El bachiller de su «querida Filial» –como así se le conocía al Colegio Virgen Blanca– tenía un programa propio del colegio, orientado a la formación para el desempeño de trabajos administrativos y profesionales que no exigían en aquellos tiempos título universitario. Su denominación exacta era ‘Bachiller Técnico Superior – Modalidad Administrativa y Especialidad Turística’.

El nivel formativo siempre fue muy alto, con idiomas francés e inglés desde el primer curso y otras asignaturas totalmente novedosas entonces como Taquicagrafía, Estenotipia, Mecanografía, Cálculo Comercial, Derecho, con redacción de documentos Mercantiles y Profesionales en varios idiomas, prácticas de oficina... «Realmente duro, con muchas horas de clase y de estudio», según recuerdan las leonesas que lo cursaron. «Pero todo lo fuimos superando, llegó el mes de Junio de 1972 y, por fin, habíamos terminado nuestra formación. Lágrimas, despedidas, promesas de seguir en contacto…», rememoran.

Cada fue buscando sus trabajos, superando distintas oposiciones, formando familias y repartiéndose por casi toda la geografía española. Este sábado se volvieron a encontrar, casi 50 años después, celebrando el cincuentenario del curso, con una misa en la capilla del colegio, «muy emotiva», en la que se recordó a dos compañeras de promoción que no han podido llegar a ver este momento, acompañadas por algunas de las profesoras, de las religiosas de la Alianza de Jesús por María –a quien pertenecía el colegio en ese momento– y algunos miembros de la nueva dirección pertenecientes a la Fundación Educere.

Posteriormente, se celebró una comida de confraternización, que permitió a las asistentes revivir «tantas y tantas emociones acumuladas».

«Gracias chicas, ya celebramos los 25 años, ahora los 50 y nos vemos en los 75», se despidieron.
Volver arriba
Newsletter