Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Benidorm 24 - Abanca 30: 'El Ademar recupera su rutina habitual'

Benidorm 24 - Abanca 30: 'El Ademar recupera su rutina habitual'

DEPORTES IR

Jaime Fernández y David Fernández son derribados en el intento de penetración de Pablo Simonet. | EDWIN VAN'T HEK Ampliar imagen Jaime Fernández y David Fernández son derribados en el intento de penetración de Pablo Simonet. | EDWIN VAN'T HEK
Jesús Coca Aguilera | 03/12/2019 A A
Imprimir
Benidorm 24 - Abanca 30: 'El Ademar recupera su rutina habitual'
Balonmano / Liga Asobal El equipo leonés, sin Lucin desde el minuto 2 pero con un gran Jaime en la dirección, cogió pronto cinco goles de ventaja y administró la renta en la segunda con un imperial David
Tras el varapalo frente al ‘todopoderoso’ FC Barcelona, la vuelta a la ‘liga de los mortales’ supuso que el Abanca Ademar recuperara su rutina habitual. La de ganar sobreponiéndose a todas las adversidades, esta vez en forma de roja directa a una referencia como Lucin a los dos minutos; y la de acabar con la resistencia de su rival desde la defensa y la portería, a la que se unen actuaciones individuales brillantes en ataque como las que este martes tuvieron Jaime en la dirección y David Fernández en la segunda parte en el lanzamiento.

Con esas armas tumbó el Abanca Ademar la resistencia del Benidorm, que planteó un atípico partido en el que arriesgó ya de salida tanto atrás, con una defensa muy abierta que rozaba el 3-2-1, como en ataque, optando por hacerlo con siete jugadores de campo desde el primer minuto. Sin embargo no cayó en la trampa el Ademar, que cogió pronto cinco goles de renta y no permitió que esta bajara ya nunca de los dos, llevándose los puntos al imponerse por 24-30 tras administrar esa diferencia en una segunda mitad que estuvo abierta hasta el final, pues a falta de nueve minutos el resultado era de 21-24.

Supo jugar el final para no sufrir la escuadra ademarista, dejando en anécdota ese inicio marcado por la roja directa a un Lucin que se equivocaba empujando en el aire a Pablo Simonet y veía cómo los colegiados quizá castigaban la acción con excesiva severidad, más tras la dureza que venían de sufrir en su última salida en Cuenca los leoneses.

El Ademar encajó un gol en los primeros 10 minutos y se marchó 1-5. La diferencia ya nunca bajaría de 2 tantos El caso es que, si el Ademar había viajado ya sin el lesionado de larga duración Acacio y sin Pedro Martínez, a las primeras de cambio se quedaba también sin su otro central, quedando en las manos del reconvertido Jaime Fernández la responsabilidad de ponerse a los mandos y dirigir la ofensiva ante esa defensa poco habitual.

Y ni mucho menos le pesó, sino que de hecho el leonés dio un clínic, hinchándose a dar asistencias y aprovechando para penetrar como un tiro cuando la defensa dejaba espacios. Su actuación, unida a los seis goles de David Fernández en la segunda parte, los mejores minutos desde su lesión de Mosic y la efectividad de todos los extremos, con especial mención para el mejor Carrillo de la temporada con cinco goles, fueron sin duda claves en el triunfo ademarista.

Aunque, lo que permitió abrir brecha de salida, fue la solidez del 6-0, que se hinchó a blocajes ante el constante recurso del lanzamiento lejano con el que atacaba una y otra vez Benidorm. De hecho, aún con la citada inferioridad de ese comienzo, el Ademar tardó seis minutos y medio en encajar su primer gol y llegó a los 10 con ese único tanto recibido y una diferencia ya de cuatro (1-5) en el marcador.

Ayudado por la gran defensa volvió a brillar Slavic. Mosic y Carrillo hicieron su mejor partido de la temporada Un inicio soñado y que a la postre sería definitivo. Brillaba la defensa y lo hacía también un día más Slavic bajo palos, pero también sobresalían en ataque los extremos, con Gonzalo, Mario y Carrillo martilleando y agujereando la defensa alicantina tanto en rápidas transiciones como en ataque estático.

Así, tras llegar a coger una máxima de cinco goles (2-7), Nolasco se disfrazaba de Karabatic y metía cinco goles sin fallo en ocho minutos para poner a su equipo a dos (8-10), pero el Ademar encontraba la medicina y con dos jugadas de tiralíneas y una contra recuperaba su máxima renta (8-13).

Cinco goles que la acertada aparición bajo palos del jovencísimo Roberto permitía dejar en tres (11-14) al llegar al descanso, cambiando tras él la forma de hacer daño en ataque el Ademar, donde se enchufaba Mosic y sobre todo llegaba la habitual versión ‘súper estrella’ de David Fernández, que completaba una estratosférica segunda parte, en la que se levantaba una y otra vez desde nueve metros para sacar su cañón a pasear.

Con 23-27 a falta de cuatro minutos el Ademar logró en inferioridad un parcial de 3-0 con el que sentenció Aunque, si algo marcó la diferencia, fue la forma de jugar las superioridades y las inferioridades de los leoneses, que infringieron el máximo castigo a las dos sanciones sufridas por el Benidorm tras el descanso y acabaron sentenciando el encuentro jugando con uno menos.

Así, en la primera exclusión de los locales cogieron por primera vez seis goles de diferencia (16-22); y en la segunda, cuando el Benidorm había secado por primera vez el ataque ademarista y se había colocado a sólo tres (21-24) a falta de nueve minutos tras un parcial de 4-1, Mario y David devolvían el tranquilizador 21-26 al tanteador.

Aún quedaba un último intento del Benidorm por meterse en el partido, cuando Mosic era excluido y Pabán ponía de penalti el 23-27 a falta de cuatro minutos, pero con uno menos y mixta a Jaime, Carrillo metía dos goles seguidos que unido a otro de Feutchmann  dejaban claro que los dos puntos, que acercan la Copa Asobal, se volvían para León
Volver arriba
Newsletter