Publicidad
Benavides renueva devoción

Benavides renueva devoción

SEMANA SANTA IR

Decenas de vecinos se acercaron a contemplar la urna restaurada en su presentación, que tuvo lugar este domingo. | P. F. Ampliar imagen Decenas de vecinos se acercaron a contemplar la urna restaurada en su presentación, que tuvo lugar este domingo. | P. F.
Patricia Ferrero | 21/03/2016 A A
Imprimir
Benavides renueva devoción
Pasión en el Órbigo La Cofradía del Cristo Yacente celebra su vigésimo aniversario restaurando la Urna
La tradición y la devoción se renuevan en Benavides de Órbigo. La Cofradía del Cristo Yacente de la Santa Urna celebra este 2016 sus 20 años de vida y lo hace por todo lo alto con la restauración de la Santa Urna, que ya luce nuevo ‘atuendo’ dejando atrás el deterioro que hacía palpable el paso del tiempo. La presentación de esta renovada imagen tuvo lugar ayer durante el Vía Crucis de la Cofradía.

La Santa Urna de Benavides data de entre los siglos XVII y XVIII. En un primer momento estaba custodiada en el convento Franciscano de dicha localidad, y una vez desaparecido pasó a ser propiedad de la parroquia, manteniéndose esta titularidad hasta la actualidad. Esta imagen preside la procesión del Entierro del Viernes Santo y sólo ha salido de la localidad ribereña para las Jornadas del Santo Sepulcro que se celebraron en Astorga en 2015. Fue ahí donde se puso de manifiesto el «gran deterioro» de la misma, si bien la cofradía que la porta lleva años queriendo restaurarla, según relata su abad y fundador, Mario Rodríguez. La idea ha sido devolver la urna a su estado original, hace unos 300 años, restaurando la policromía de las figuras, vidrios soplados a boca como se hacía antaño. También se ha saneado y quitado la carcoma.

La restauración ha durado algunas semanas y el coste ha ascendido a unos 3.500-4.000 euros, financiada a base de donativos y con la colaboración de la parroquia, los vecinos, el Ayuntamiento y, por supuesto, la cofradía.


Sobre la Cofradía


Si se compara con otras longevas cofradías, la cifra de 20 años no parece decir mucho, pero cabe destacar que en estas dos décadas de vida la Cofradía del Cristo Yacente de la Santa Urna ha conseguido aglutinar a 200 cofrades, 40 músicos y algunas de las procesiones más importantes de la villa.

Esta hermandad, con apenas 40 integrantes –los cuatro primeros años la formaban solo hombres- y una pequeña banda que únicamente contaba con una corneta, tres tambores y dos bombos, se echó a la calle –portando la Santa Urna como paso titular- en abril de 1996 con una importante responsabilidad: la de revivir una Semana Santa que años atrás emanaba cierto declive, o si no tanto, había perdido fuelle. Misión cumplida, y es que, pese a algunas reticencias a que el proyecto pudiera funcionar, esta Hermandad se ha consolidado con el tiempo dando "pasos lentos pero seguros". Así, la Cofradía del Cristo Yacente de la Santa Urna, junto con la del Bendito Cristo, ha vuelto a hacer de esta fiesta sacra uno de los eventos más llamativos de la localidad. La cofradía estrenó un segundo paso en el año 2000, el del Cristo Atado a la Columna. Desde entonces no ha parado de crecer en su afán por convertirse en un referente. En 2013 introdujo una nueva procesión nocturna que lleva por nombre Caminando a Getsemaní –procesiona el Jueves Santo-. Ésta ilumina las calles de Benavides con 14 faroles –símbolo de las estaciones de Cristo camino del calvario-, realizados en orfebrería de plata por Orfebres Salmerón de Ciudad Real y con vidrieras emplomadas y pintadas al horno por la empresa Grisallas de León. La procesión inunda las calles de luces y colores, "los colores del respeto y la esperanza", seña de identidad de esta cofradía. El evento nocturno del Jueves Santo es hoy en día una cita ineludible para un importante número de fieles, devotos y curiosos.

La Cofradía del Cristo Yacente de la Santa Urna ha sabido mantenerse a flote a base de un importante esfuerzo y dedicación que, por otra parte, se ve recompensado, ya que esta hermandad ya se ha hecho un hueco fuera de la localidad. Este miércoles procesionará con el Vía Crucis de los faroles en la procesión Virgen de la Amargura que organiza la Cofradía de Minerva y Vera Cruz de la capital leonesa. Un aliciente para estos guardianes de la tradición, que, alimentados por «la misma fe de hace 20 años», seguirán trabajando para poder celebrar otras dos décadas más.
Volver arriba
Newsletter