Publicidad
Bares

Bares

OPINIóN IR

05/06/2022 A A
Imprimir
Bares
Resulta que en la provincia de León hay un bar por cada 142 habitantes, en total 200 más que en la de Valladolid y algo así como un 21 % de todos los locales de este tipo en la comunidad autónoma. Así se recoge en los datos ofrecidos por el Observatorio Agroalimentario de Castilla y León correspondiente al año 2021.

¿Bebemos para olvidar u olvidamos para beber? He ahí dos de las claves de nuestro ser territorial: la bebida y el olvido. Sobre lo segundo, ha habido letanías en abundancia durante los últimos tiempos, las hay eternamente porque por algo se trata de una clave, una esencia: ser olvidados, se repite, pero también olvidar quiénes somos cuando nos juntamos para reivindicarnos frente a ese olvido. Sería importante en algunos casos el recuerdo. Quizá por eso mismo lo de la bebida, para no recordar quién es quien y qué papel juega o ha jugado en la estrategia de la omisión. De ese modo, bebemos con cualquiera en la misma mesa y olvidamos más todavía. Nos confundimos, que es lo que ocurre cuando bebemos más de la cuenta.

Lo decía Borges: «Solo una cosa no hay, es el olvido». A mi entender de bebedor y de asiduo de los bares, ni he conseguido olvidar ni que me olviden. Cuestión distinta es que yo me relegue a mí mismo de la memoria de los otros y de la propia, que es en verdad lo único que se alcanza con la bebida. En cambio, si uno se considera nuclear de algo o de alguien, no hay prueba de alcoholemia en la que no aparezcamos retratados. Para bien o para mal. Habrá que conquistar, pues, el alma de los otros para no dejarnos ir a la deriva y caer en el abandono.

Los bares ayudan también a este fin, así que no debiéramos perder la confianza si tan surtidos estamos de ellos, incluso más que Valladolid, fíjense ustedes. De hecho, nada mata más a un pueblo que el cierre de esos establecimientos, mucho más que el final de sus escuelas o de sus consultorios médicos. De esto último se sale, aunque sea con el transporte a la demanda. Lo otro, en cambio, es el no retorno.
Volver arriba

Newsletter