Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Baño de realidad

Baño de realidad

OPINIóN IR

22/11/2016 A A
Imprimir
Baño de realidad
Está bien que en ocasiones dejemos volar la imaginación y vivamos de ilusiones, porque si no la vida se haría demasiado pesada de llevar. No podemos vivir siempre inmersos en la pesadumbre, en la zozobra y el pesimismo, pero no es menos cierto que también es bueno que de vez en cuando nos demos un baño de realidad.

El mundo real nos dice que hay en España más pobreza de lo que algunos piensan, no puede ser que en el año 2016 fallezca una anciana por pobreza energética, una persona mayor de nuestra sociedad, una persona que tan siquiera podía pagar su factura de la luz, un ser humano que falleció quemada por tener que utilizar velas en su casa. Qué triste verdad, eso sí que es un baño de realidad, estas cosas son las que nos deben de preocupar.

La cruda realidad es que vamos a ver muchas personas mayores en la misma situación, porque con los salarios que estamos creando, unido a que cada vez los jóvenes empiezan más tarde su vida laboral, sus cotizaciones no les permitirán tener una pensión digna, eso sí nos debe de preocupar.

Algunos nos venden ilusión, nos cantan a los cuatro vientos que todo está cambiando, que la crisis es un sueño ya pasado, que se está creando empleo. Pero no es acaso cierto que la realidad es otra cosa, que el empleo que se crea es un empleo de pobreza, un empleo de bajos salarios, un empleo precario y sin derechos, unas pensiones devaluadas que no dan ni para pagar la luz, una ley educativa hecha para que solo los más pudientes puedan acceder a la universidad. Facturas de la luz que han subido en una proporción muy distinta que los sueldos, recibos de teléfono que distan mucho de los precios de los demás países de la UE.

Pisemos la realidad y pongamos remedio, tan solo pedimos soluciones dignas, y eso corresponde a los que les toca aplicar las políticas de nuestro país. Toca reclamar honradez, que no se despilfarre el dinero en cosas innecesarias, que a los que les toca administrar no se les ocurra saquear. Que cuando una política no funciona se aplique otra con sentido común.
Volver arriba
Newsletter