Publicidad
Balance final: Cuenta con León

Balance final: Cuenta con León

CUENTA CON LEóN IR

Ampliar imagen
L.N.C. | 06/07/2020 A A
Imprimir
Balance final: Cuenta con León
Cuenta con León Esta serie llega a su final tras seis semanas siguiendo las propuestas para León de medio centenar de representantes públicos
‘Cuenta con León’ llega a su final tras seis semanas siguiendo las propuestas económicas para nuestra provincia de una cincuentena de representantes públicos. Las resumimos esperando que los lectores reparen en qué cantidad de oportunidades brinda nuestra provincia. Quien quiera emprender aquí u ofrecerse como profesional, a continuación tiene los sectores con más presente futuro.

Alimentación. El campo es un sector sólido gracias a actuaciones como el regadío de Payuelos o el Banco de Tierras del Bierzo. Son demandados un parque público micológico y un parque público de cabezas para ganadería extensiva, la que tanto cuidado ambiental procura y que debería ser remunerado. Este sector todavía tiene por jugar las bazas de la diversificación y el cooperativismo, como ya hace con el asociacionismo regante. Hay margen de mejora en cuanto a la promoción del producto autóctono de calidad (con modelos exitosos como la D.O. Bierzo) y al crecimiento de la industria transformadora. La recuperación de silos y mataderos municipales está sobre la mesa. Para garantizar el relevo generacional agroganadero, juntas Diputación y JCyL podrían lanzar un plan integral de formación-financiación para jóvenes del entorno.

Construcción. A pesar de existir un importante stock de vivienda nueva, se apuesta por construir más en municipios como Sariegos, Santa María del Páramo o León. En obra pública instituciones como la Diputación gastarán hasta el ultimo céntimo presupuestado. De los grandes proyectos, el más difícil de resolver es la culminación del Palacio de Congresos, a pesar de lo rentable que resulta organizar ferias sectoriales. Sobre proyectos urbanísticos en León como la Ronda Interior o la reforma de Ordoño hay diferentes posturas, aun cuando se acepta avanzar hacia una ciudad mas sostenible y habitable.

Educación. Aguantan los colegios rurales y se prevé un esfuerzo en formación digital del profesorado y adquisición de materiales para alumnos con falta de recursos. El siguiente empujón debería ir encaminado a aumentar la partida de investigación básica universitaria, para la que toda ayuda es poca, por lo que han de contemplarse programas de mecenazgo privado. La Universidad firma novedosos convenios de prácticas pero reconoce que debe mejorar ostensiblemente en la publicidad de sus servicios a empresas. Captar mujeres para carreras tecnológicas y alumnado nacional e internacional combinando la oferta académica con la de la ciudad también es tarea pendiente. La toma de contacto con el talento leonés en el exterior para el desarrollo de proyectos locales podría correr a cargo de la FGULEM.

Energía. Los fondos europeos de transición energética justa (además de los que vengan de reconstrucción) suponen una inyección financiera de grandísimo calibre. Las comarcas mineras resurgirán si, siguiendo la nueva Ley de Cambio Climático, el Instituto de Transición Justa y la Ciuden desarrollan un plan técnico de inversiones detallado y ambicioso y garantizan una intensa competencia entre proyectos de calado. La subasta de los nudos energéticos liberados por las térmicas debe cubrirse en 100% renovable, y hay que considerar también que ciertos pueblos son idóneos para gestionar Comunidades Energéticas Renovables.

Industria. Seguirá aumentando si se aplican ciertas medidas, como la ampliación del Parque Tecnológico por parte de la JCyL aunque no tenga garantizadas las inversiones privadas. Cubillos del Sil, Torneros, Villadangos, Navatejera, Onzonilla, Santa María del Páramo, Trobajo del Camino y León son poblaciones con polígonos cuyos gestores deben perseverar en la búsqueda de empresas. A la vez, la Agencia Técnica de la Mesa por León y los ayuntamientos deben escuchar las necesidades de las empresas exportadoras locales. La Mesa por León debiera aprovechar la capacidad de gestionar ayudas y acelerar proyectos que tienen ILDEFE y FGULEM. Ser un polo biofarmaceútico nos autoriza ante la oportunidad de fabricar material sanitario básico y estratégico, que el programa RETOS de la JCyL ya articula y que organizaciones benéficas están convirtiendo en empleo. Pero lo importante es localizar centros de producción más sofisticados (como por ejemplo la producción de vacunas) y para ello puede ser necesaria la implicación sin complejos de las administraciones locales desde el punto de vista financiero y normativo.

Salud. La sanidad será prioritaria tras la pandemia. No está garantizado que Ayuntamientos y Diputación sigan prestando servicios de atención a los mayores que no les corresponde prestar pero para los que sí que aceptan partidas presupuestarias insuficientes, porque las residencias y servicios domiciliarios experimentarán profundos cambios. Se espera construcción de nuevas residencias con una evolución hacia una mayoría de habitaciones individuales, más tecnología de apoyo y conversión hacia la inclusión en la red sanitaria de Atención Primaria a la vez que en esta aumenta la asistencia remota, para ganar en eficiencia sin perder universalidad. Los servicios domiciliarios observarán nueva normativa a nivel nacional en el concepto de los cuidados, con el IMV y los fondos de compensación como nuevos factores en la difícil ecuación salarial de los empleados del hogar.

TICs. León figura como candidata para el Centro Europeo de Ciberseguridad gracias al impulso del Incibe, Indra o Proconsi en la transformación digital. El Ayuntamiento puede explotar como Marca León la atracción de teletrabajadores al tiempo que todas las administraciones deberían fomentarlo aplicando planes de teletrabajo ya. La Agenda Digital Rural calcula que solo el 15% de la población carecerá en 2021 de conexión de alta velocidad, pero ese pequeño porcentaje se traduce en un gran porcentaje de pueblos, por las limitaciones burocráticas de libre competencia en Europa y a pesar de las inversiones públicas. Los pueblos más afortunados ya aportan su grano de arena posicionándose como ‘pueblos inteligentes’ y ofreciéndose como campo de pruebas para nuevas tecnologías, empezando por sus consistorios.

Transporte. Es un sector robusto y en crecimiento con enclaves logísticos como el Cetile, la Intermodal y Torneros, que industria y comercio electrónico saben aprovechar. Aun así, se reclaman muchas más inversiones, orientadas la mayoría hacia el Corredor Atlántico y la conexión del Bierzo, de las que la que más visos tiene de ser ejecutada en el medio plazo es la autovía Ponferrada- Orense. Se ha de encontrar la manera de explotar todo el potencial de transporte de mercancías y pasajeros que tiene el aeropuerto de La Virgen del Camino. La llegada de los trenes de FEVE a la estación de Matallana en León no debería esperar más por problemas burocráticos. Ciertas soluciones de transporte de viajeros a demanda tienen recorrido en algunas comarcas.

Turismo, hostelería y comercio. El sector más castigado es muy ágil adaptándose a la nueva normativa. El riquísimo patrimonio cultural y natural, y la excelente oferta gastronómica y hotelera deberían lucir en una bien promocionada Marca León diseñada conjuntamente por el Ayuntamiento, la Diputación y los líderes empresariales del sector turístico. Paradores debe pronunciarse sobre el proyecto de un Parador en la montaña oriental y dar una fecha de terminación de San Marcos. Una conexión hacia Cantabria necesita Picos de Europa, Reserva de la Biosfera que junto con las otras seis y los Caminos de Santiago requieren de la Diputación mejor señalización vial de cara a publicitarse con éxito. El deporte al aire libre tiene potencial en la provincia. El mantra es consumir ‘leonés’ y ‘en León’.

En la infografía reminiscente de nuestra Catedral y nuestro MUSAC hemos secuenciado, de nuevo, las iniciativas más prósperas. Esperamos que sirvan como pistas para una aventura exitosa. Es tiempo de lanzarse a buscarla.
Volver arriba
Newsletter