Publicidad
Aventura con final feliz y un ojo perdido por los jabalíes

Aventura con final feliz y un ojo perdido por los jabalíes

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Fulgencio Fernández | 27/12/2020 A A
Imprimir
Aventura con final feliz y un ojo perdido por los jabalíes
Historia de la semana Galán se escapó de ‘la protectora’ y su aventura le llevó lejos, le vieron a más de cuarenta kilómetros de León y bastante herido, pero una cadena de solidaridad decidió no cejar en la búsqueda y unos días después pudieron recogerlo en Fontún. Ya regresó a casa. Final feliz aunque perdió un ojo en la aventura y sigue asustado
«Le tenemos (a Galán). Hoy la lotería nos tocó a muchos. Por fin le tenemos. Una vez más queremos reivindicar que el mundo y la gente no es tan mala como se quiere pintar a veces para tenernos enfrentados. Todo lo contrario, la gente es buena, quitando pequeñas excepciones». Con estas palabras daban cuenta en la Asociación Protectora de Animales y Plantas de León de la recuperación de Galán, un perro que se había escapado e inició una aventura de días por los montes, con heridas y la pérdida de un ojo (posiblemente atacado por los jabalíes) pero con final feliz. El día de la lotería —de ahí lo de nos ha tocado— Manoli y su María pudieron «convencerle» para que acudiera a comer y guardaron a Galán hasta que fueron a recorgerlo desde la Protectora, con la ayuda de Lua, «que se ha portado como una damisela y como buen Galán...».

Todavía está asustado. Pero es el final feliz —sin un ojo, ‘herida de guerra’— gracias a la colaboración de mucha gente a la que se lo agradecen desde la Protectora. Javier vio a Galán lejos de León, en la Ruta de Pico Gallo en Cármenes y avisó de su presencia y de que estaba herido. Volvió a buscarlo, sin suerte, como tampoco la tuvieron Jaimito y Pepe, que subieron desde Cármenes y recorrieron la ruta... al día siguiente el aviso decía que andaba merodeando por Fontún. Trabajadores del Ezequiel y la gasolinera seguían su rastro, Lourdes, Iván, Pilar, María José, Cristina, Ana, Pope... cada uno puso un grano de arena pero era complicado pues estaba asustado y se mostraba huidizo. Fueron Manoli y María quienes cerraron la cadena, le grabaron un vídeo que certificaba el final feliz de la aventura a la espera de su recogida por la Asociación Protectora, donde regresará tras pasar por la clínica veterinaria.

A mucha gente —gente buena— le tocó la lotería cuando apareció.


Volver arriba
Newsletter