Aspavientos

Aspavientos

OPINIóN IR

27/04/2022 A A
Imprimir
Aspavientos
Concluidas las elecciones francesas, ni el Estado Francés se derrumbó, ni el miedo heló la sangre a nadie. Dos gigantes y un voto ajustado, entre la extrema radical o ‘derechona’ –como decía Umbral– y el producto Macron. Sin más.

A pesar de los pronósticos, los vecinos del Norte no estaban tan preocupados, por cuanto la abstención ha sido brutal. Pero aunque dichos comicios fueran allende Los Pirineos, el gobierno español y sus comparsas, los vivieron como propios. Es tal su pesadilla que cuando alguien pronuncia la palabra VOX le tiran una pedrada, como en ‘La vida de Brian’.

La cicatería de nuestros representantes estuvo presente en las elecciones de Castilla y de León. Si Mañueco quiere y no puede gobernar, es natural que tienda la mano a VOX, más fiable que el Sanchismo del espionaje, del odio feminista, de los asesinos de Bildu, Rufián o los amigos de Putin y Maduro. Por otra parte, poco se puede objetar sobre la capacitación de los nuevos consejeros. Su nivel profesional habla por sí mismo: catedrático, ingeniero y académico, que no necesitan vivir del cuento.

Escándalo porque Feijóo no asistió a la investidura. Y aspavientos de Sánchez y sus comparsas. ¿Por qué el candidato Feijóo, ha de explicarle al gobierno lo que hace, adónde va o qué corbata le conviene llevar?

Y, más aspavientos porque el vicepresidente, García-Gallardo, no asiste a la mascarada de Villalar. Los medios ‘cautivos’ sacan grandes titulares y conjeturas sobre una decisión que, a mi entender y al entender de millares de leoneses que nunca irían a Villalar, es la adecuada. Cualquiera con dos dedos de frente y menos inquina, lo vería.

Como refuerzo nos mandan a Isabel Rodríguez, una ministra gris que, a tenor de lo dicho, no sabía si aquello era boda o bautizo. Con emoción habló de las profundas raíces etnográficas; historia política; comunidad que suma; consolidada con una identidad común (tópicos) y valor paisajístico. Aquí fue donde desbarró, pues nos hace una postal: Repletas de colinas, alcores, cárdenos roquedos y álamos dorados... Valladolid. De El Bierzo, Ancares, Montaña Central, hayedo de Busmayor, La Tercia o cualquier lugar, ni mención. ¿Qué podemos esperar de estos palurdos, sino palabras manidas que valen para cualquier parte?

Un atisbo de lirismo y metáforas en Isabel, sobre alamedas, alcores pálidos y cárdenos roquedos que evocan los paisajes más íntimos de Neruda: «Cuerpo de mujer, blancas colinas» etc. Aunque, viene más al caso lo de «me gustas cuando callas...».
Volver arriba

Newsletter