Publicidad
Artificio de ingenio y utilidad

Artificio de ingenio y utilidad

CULTURAS IR

Fábrica de papel J. Vilaseca, la más antigua de España, más de 300 años. Ampliar imagen Fábrica de papel J. Vilaseca, la más antigua de España, más de 300 años.
Toño Morala | 05/11/2018 A A
Imprimir
Artificio de ingenio y utilidad
Reportaje El papel es el fruto de una larga serie de trabajos que su uso cotidiano quizás no nos hace reparar en todos ellos
Estimado lector, en este momento tiene usted entre sus manos un papel impreso; es un periódico, de los pocos que quedan que se imprime en papel; sin embargo, es tanta la cotidianidad con la que ejercemos el uso del papel, que apenas nos damos cuenta de que estamos rodeados de montones de papel; papel, por otra parte, en su gran mayoría, extraído de la tala de millones de árboles y otras materias primas. Uno se pregunta que si no hubiera papel, o hubiera llegado demasiado tarde su invención, hoy en día, estaríamos sin apenas información de trillones de cosas… una buena parte de la historia, como de la cultura de los ancestros y sus formas de vida.

También es cierto que la oralidad también ha jugado un papel clave tanto para el traspaso de tradiciones y costumbres, como de leyendas y otros añadidos; hay que recordar que también existieron otros soportes igualmente importantes; en un principio fue la piedra, la madera, los metales o la arcilla… Pasaron muchos miles de años hasta que el hombre encontró materiales más apropiados para sus inscripciones, como el papiro y el pergamino y, finalmente, el papel. A veces, a uno le da lástima y pena al comprobar cómo en países muy pobres, el papel es escaso, muy escaso, incluso los pocos niños que van a la escuela, tienen pizarrines para escribir, borrar, y seguir aprendiendo las cuatro cosinas que les pueden dar unos maestros sin recursos ni medios suficientes y, sin embargo, aquí, están las papeleras de todo tipo, llenas de papeles en formatos diferentes, incluso usamos un folio, sale la primera línea mal y lo tiramos sin más. Voy a contarles algo sobre el reciclado de papel, por ejemplo en Cuba.

Un gran amigo y gran poeta, me manda por carta que tarda en llegar meses, tanto el texto de saludos y demás, y luego, me envía algunos poemas escritos por la parte de atrás de un albarán de un almacén o una factura. Y lo importante no es el papel, sino lo que trae entre sus adentros con las palabras necesarias impresas a lapicero, bolígrafo o máquina de escribir. De ahí la necesidad de ir enseñando a los chavales desde pequeños a reciclar todo el papel posible, así como otras cosinas que andan por las casas a montones por las estanterías y baúles. Y si hablamos de años no tan lejanos… quien usaba papel higiénico en las casas, y no hablemos de los pueblos… y me viene a la memoria, que en muchos bares y chigres de la época, solo había un servicio, y era un agujero con dos plantillas para no resbalarse, donde las había, y de un trozo de alambre en forma de “ese”, colgaban papeles de periódicos de aquellos no tan lejanos años… Entre ellos cabe destacar 'El Caso', que era un semanario de sucesos… o sea, que al final uno se limpiaba con algún crimen de la España profunda y gris; cosas de la vida.

Y el papel no solo es la memoria de tiempos pasados escritos; a partir del invento de la fotografía, también podemos ver las imágenes de los antepasados retratados para la posteridad. Obviamente, también hay que reescribir mucha parte de la historia escrita, como también acordarse de los amanuenses y escribanos que se pasaron la vida haciendo copias hasta la invención de la imprenta. Y a grandes rasgos, la historia del papel viene de muy antiguo, allá por el siglo II d.c. fue en China donde se comenzó a producir papel con cáñamo, arroz y seda, y además lo tenían guardado como un gran secreto. Los árabes, al final, también se hicieron con el procedimiento sobre el siglo VII, y al conquistar parte del sur de Europa, lo introdujeron en España y Sicilia en el siglo X. Y en el XII, en Francia, empezaron a instalar molinos para la fabricación de papel a partir de las fibras del lino, pero los años malos de cosechas, hicieron posible que otros materiales sirvieran para hacer papel. Parece ser que lo importante era la necesidad de papel y se llegó a hacer con trapos molidos, y otros diversos materiales hasta que la pulpa de madera fue la que más producción y rentabilidad tenía.

Pero se sigue fabricando papel de fibras textiles para formatos de alta calidad. La curiosidad por estas cosinas, hace que uno indague, o trate de hacerlo, del proceso de fabricación en aquellos años. La obtención de papel, parece ser, entre otras, que hay que darle al motor de garbanzos para majar en un gran mortero la materia prima, y darle hasta conseguir una pulpa en la que se vierte sobre un marco de madera con el fondo de tela metálica o de saco, quedando una lámina blanquecina de la que hay que extraer el agua, se deja secar… y a utilizarlo para múltiples usos. Esa es la forma artesanal de fabricar papel; pero el paso del tiempo y las nuevas revoluciones industriales trajeron nuevos inventos como aquella máquina que dejó el proceso manual en 1798 y que luego fue mejorada en 1803 con el nombre de “Fourdrinier”, siendo sus inventores los ingleses Henry y Sealy Fourdrinier, a la postre, hijos de un fabricante de papel… y compraron las patentes de la máquina de papel inventada cinco años antes en Francia por Louis-Nicolas Robert. Y como muchas cosinas, los procedimientos se hacen más rápidos, pero en esencia poco ha cambiado a lo largo de los siglos el fabricar papel.

Una curiosidad… España fue el primer país de Occidente en conocer el papel y utilizarlo; el Misal de Silos, del año 1000, es el manuscrito europeo más antiguo que se conoce; otra, la primera fábrica de papel de algodón o carta bombiciana tuvo mucha fama en 1150, y estaba en Játiva, en Valencia. También cuenta la vida, que en la elaboración, se introdujo un útil para el batido de la pulpa movido por agua, eso ocurrió a partir de 1390 en la ciudad alicantina de Alcoy. Pero hay tres periodos, qué casualidades tienen, donde se pasaron unos 600 años de ocultación por parte de los chinos, otros 600 hasta la introducción en la cultura europea, y otros 600 años hasta llegar al invento de la máquina de papel continuo. Y comentamos algo sobre el pergamino, menudo trabajo que tenían los buenos hombres; hecho a partir de piel de animales como carneros, vacas, ovejas, cabras… Los diferentes expertos, dicen que se remonta por lo menos 1.500 años A.C… Y nos vamos a la celulosa, la modernidad en papel. Cerca de 1840, comenzó a escasear el lino por problemas agrícolas. En 1844, los inventores Keller, de Alemania y Fenner, de Canadá, inventaron la máquina y desarrollaron el proceso para fabricar papel a partir de pulpa de madera de árboles, la celulosa. El proceso consistió en remover de la pulpa de la madera los residuos de lignina y las fibras, y procesar mecánicamente o químicamente la pasta de celulosa hasta su prensado en hojas finas y secado.

Y aquí nos quedamos, ya finalizando la lectura del papel de periódico; pero antes hay que darle las gracias a aquellas mujeres y hombres que trabajaron manualmente este soporte de la memoria escrita, y que tiene una durabilidad, en condiciones normales, muy buena… y hay muchos escritos que son fiel reflejo de lo vivido, un testigo muy útil de su tiempo. Y no podemos olvidarnos del gran aporte del papel en la comunicación para personas con necesidades especiales, y hablamos del sistema Braille, que con él, y de papel, muchos ciegos pudieron leer y formarse. Hay que cuidar el papel como oro en paño… el paso del tiempo lo agradecerá.
Volver arriba
Newsletter