Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Ármaga acoge las 'Imágenes interiores' de Begoña Pérez Rivera

Ármaga acoge las 'Imágenes interiores' de Begoña Pérez Rivera

CULTURAS IR

Begoña Pérez Rivera ante uno de los cuadros que expone en la galería de arte Ármaga. | L.N.C. Ampliar imagen Begoña Pérez Rivera ante uno de los cuadros que expone en la galería de arte Ármaga. | L.N.C.
Vicente García | 15/11/2019 A A
Imprimir
Ármaga acoge las 'Imágenes interiores' de Begoña Pérez Rivera
Arte La artista expresa con líneas paralelas y color ese interior personal que fluye desde el inicio
Begoña Pérez Rivera es una pintora de reconocida trayectoria en el panorama artístico leonés, quien no solamente pinta sino que crea instalaciones como la que recientemente acompañó a la exposición 'Memoriabilias y anhelos' que Carlos Luxor y Fran de Gonari mantuvieron varios meses en el Centro Leonés de Arte, dependiente del Instituto Leonés de Cultura.

La exposición que presenta en la galería de arte Ármaga sigue en su línea pictórica marcada por trabajos anteriores, con lienzos en los que las líneas se entremezclan creando redes y tramas coloristas que juegan entre sí con un sentido que procede del propio interior de la artista.

Ella nos cuenta: "Esta exposición es la continuación de mi trabajo, pues llevo realizando este tipo de piezas desde los años noventa, aunque aquí hay un giro en relación a los materiales y la estructura de las piezas, pues hay imágenes muy lineales, pero con una rotura espacial al introducir la técnica del movimiento de la pintura o pouring, he intentado jugar con las líneas como siempre pero dándolas otro sentido". Y el sentido que trata de dar a este giro en su pintura tiene que ver con los albores de la Humanidad, cuando los pobladores de las cuevas y oquedades hacían sus pinturas esquemáticas, como nos cuenta: "hay gentes que se han dedicado a investigar el por qué los primitivos pintaban líneas en las cuevas, que no tienen aparentemente sentido, líneas rectas paralelas y algunas también cruzadas y las han enlazado con lo que ven los chamanes actuales en las tribus de los bosquimanos y en gente que trabaja con auto hipnosis, quienes ven las mismas líneas paralelas y cruzadas y además también luces. Esto no lo sabía hasta hace poco y por ello creo que esta pintura es como un acto chamánico y a la vez son reflejos interiores". La artista modela en sus piezas lo que se crea en su interior para plasmarlo como una obra en la que se encuentra inmerso el espíritu inicial de la Humanidad. Son imágenes que vemos cuando cerramos los ojos viendo líneas y luces y a veces nos queda esa imagen retenida en la memoria. También sus formas se relacionan con el mundo que nos rodea y ella misma así lo constata: "vivimos en un mundo donde la geometría es patente en todos los lugares, las casas son cúbicas o prismáticas, los espacios, los muebles… la naturaleza también lo es. Todo tiene una forma geométrica determinada". Y esa geometría está presente en su obra con las líneas los colores y sus formas diversas.

Además sus cuadros tienen una característica singular que lleva investigando desde hace mucho tiempo, los pigmentos fosforescentes y la capacidad de sus cuadros de brillar en la oscuridad con luces infrarrojas, y en la inauguración de su exposición se pudo ver un ejemplo de esa triple faceta. Se trata de un material que se utiliza en las lunas y los soles que se regalan a los niños y que brillan en la oscuridad, un material inocuo que le da otra dimensión a sus obras. Ella misma así lo manifiesta: "las piezas funcionan como una pequeña instalación, se pueden ver de forma diferente con luz encendida, con la luz apagada y con luz negra y en cada uno de esos casos tienes una visión distinta de lo que es la pieza".

Para elaborar sus cuadros utiliza técnica mixta, pues pinta sus cuadros con acrílicos, incluso los pigmentos fluorescentes son acrílicos, pero también utiliza el óleo, las tintas, las ceras… un poco de todo, también consigue las texturas con sprays superponiendo tramas, transparencias y otro tipo de elementos que es lo que configura la obra en general.
Sus cuadros expuestos en la galería de arte Ármaga plantean un juego con el espacio, hecho a base de planos; el plano se puede conseguir a través de líneas paralelas, punto y línea, tres puntos no alineados y acogiéndose a esas formas ha ido creando su obra con motivos que a veces se ven gracias a esa diferencia lumínica que ha citado antes. Es una obra con varias posibles visualizaciones que van mostrando lo que la artista nos quiere plantear, que es algo que lleva en su interior y viene del inicio de la expresión pictórica en la Humanidad.

La exposición 'Imágenes interiores' de Begoña Pérez Rivera se puede contemplar en la galería de arte Ármaga hasta el próximo 20 de noviembre.
Volver arriba
Newsletter