Publicidad
Aquella 'provincia de León' que estaba en Andalucía

Aquella 'provincia de León' que estaba en Andalucía

CULTURAS IR

La vida en Cañaveral de León (en el recuadro su escudo) está marcada por la presencia de una gran laguna natural en su casco urbano. Ampliar imagen La vida en Cañaveral de León (en el recuadro su escudo) está marcada por la presencia de una gran laguna natural en su casco urbano.
Fulgencio Fernández | 20/04/2020 A A
Imprimir
Aquella 'provincia de León' que estaba en Andalucía
Historia Calera, Segura, Fuentes, Cañaveral y Arroyomolinos son pueblos de Huelva (Andalucía) y Badajoz (Extremadura) con un apellido común: De León; pues todos ellos nos recuerdan la existencia de la Provincia de León de la Orden de Santiago y el esplendor del Viejo Reino
Andalucía y León, León y Andalucía, han tomado las páginas de los periódicos y los informativos. Un error histórico de la Junta de Andalucía que han solucionado con buenas palabras y frases hechas. Mejor así.

La vinculación de estas dos tierras, evidente, tiene su exponente más claro en una comarca «leonesa» que comparten tierras andaluzas y también de Extremadura, cinco pueblos con un apellido común: Calera de León, Segura de León, Fuentes de León, Cañaveral de León y Arroyomolinos de León, dos de ellos (los dos últimos) pertenecientes a la andaluza provincia de Huelva.

Simplemente con viajar al apartado de historia de sus páginas web se repiten frases como «la historia de la villa permaneció ligada a la Encomienda Mayor de León a la que perteneció hasta 1873», «la historia de la villa quedará estrechamente vinculada a dicha Orden (de Santiago) desde el siglo XIII al siglo XIX en instituciones como la Encomienda Mayor de León, extinguida el 1833, o la Vicaría de Tentudía, que, trasladada desde Calera en 1791, se mantuvo en Segura hasta 1873 formando parte de la diócesis del Priorato de San Marcos de León. En 1594 Segura de León y Casas del Monte formaba parte de la provincia de León de la Orden de Santiago y contaba con 555 vecinos pecheros»...

Y así en las cinco localidades que llevan ene su escudo un León, «una provincia» que tendría en la actualidad, según esos datos, la importante cifra de 6669 habitantes, una cantidad nada desdeñable según están las cosas en esta provincia «vaciada» de León.

Una historia común con la que los andaluces y extremeños siempre se han sentido muy a gusto pues allí se celebran desde hace casi 30 años unas jornadas que recuerdan «la pertenencia de estos pueblos a la Encomienda Mayor de León», ene las que en 2018, por ejemplo, participó el historiador leonés Ricardo Chao, para hablar de los Reyes de León en una cita histórica pues «estuvo dedicadas exclusivamente y por primera vez a las influencias del antiguo Reino de León sobre la actual Sierra de Huelva».

Aún va más esta relación, pues estos pueblos tuvieron la posibilidad de cambiar su apellido y decidieron no hacerlo pues «estamos muy orgullosos de conservar esa denominación y de haber pertenecido a la Encomienda Mayor de León, aunque a veces despista a los turistas», explicaba la alcaldesa de Arroyomolinos, Lidia Gómez.

El origen histórico —muy resumido— de esta relación de León con esta comarca extremeño-andaluza está vinculada a la llegada del avance cristiano frente a los árabes (siglo XIII) y las hazañas del maestre prior del la Orden de Santiago, Pelayo Pérez Correa., mezclada a su vez con la leyenda y el milagro de la Virgen de detener el día (Ten tu día) para permitir la victoria cristiana.

El hecho real es que la Orden de Santiago recibió en agradecimiento un extenso territorio cuyo centro estaba en Tentudía (ten tu día), y unos años más tarde (en 1255) se creó la «Provincia de León de la Orden de Santiago», dividida para su gestión administrativa en encomiendas.

Y ahí siguen estos pueblos de la provincia de León de la Orden de Santiago, que tanto llamaba la atención a los leoneses que hacían la trashumancia, a los viajeros de esta tierra que, además, encontraban el león de León en los escudos de aquellas tierras hermanas. Por más que no se acuerden Junta y Junta, de allí y de aquí.
Volver arriba
Newsletter