Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Apostar por lo nuestro, por Gerardo Álvarez Courel

Apostar por lo nuestro, por Gerardo Álvarez Courel

CUENTA CON LEóN IR

Ampliar imagen
Gerardo Álvarez Courel | 22/05/2020 A A
Imprimir
Apostar por lo nuestro, por Gerardo Álvarez Courel
Cuenta con León El presidente del Consejo Comarcal del Bierzo analiza los sectores en los que apoyarse en el suplemento 'Cuenta con León' de La Nueva Crónica
Estarán conmigo de acuerdo en que incluso en la adversidad se puede sacar algo bueno. El mundo se enfrenta a una crisis sanitaria, económica y social de dimensiones descomunales de modo que, con toda seguridad, habrá un antes y un después del coronavirus. Cambiarán muchas cosas. También lo haremos las personas. Pensaremos y actuaremos de modo diferente a como lo veníamos haciendo hasta ahora. Y, está claro, siempre habrá aspectos de nuestras vidas que puedan mejorar.

Creo que una de las consecuencias positivas de todo esto será el valorar todo aquello que el COVID-19 nos ha arrebatado de golpe. Fundamentalmente nos ha desposeído de la libertad, pero también de esas pequeñas cosas que formaban parte de una rutina que creíamos tener asegurada y que ahora somos conscientes de lo importantes que eran. Echamos de menos los abrazos, las reuniones familiares y con amigos, los paseos y excursiones, los viajes, el cine y el teatro, los partidos del fútbol del domingo… Y, a pesar de todo, hemos sido capaces de cumplir con nuestra responsabilidad. Y es que la capacidad de adaptación del ser humano es sorprendente. Además de empezar a valorar las pequeñas cosas de la vida, esta pandemia ha traído consigo, entre otros sentimientos, solidaridad, empatía y agradecimiento. Son herramientas que nos han ayudado a sobrellevar tan difícil situación y que serán vitales en el futuro. Esta cadena no podemos ni debemos romperla porque será nuestro pasaporte a la recuperación.

No se trata de grandes soluciones sino de pequeños gestos, que unidos a otros pequeños gestos, generarán el progreso colectivo. Tenemos que ser conscientes de que todos nosotros, por poco que sea, podemos hacer algo por mejorar la vida del prójimo. ¡Entramos juntos en esto y saldremos juntos!

De eso, de caminar unidos, hemos aprendido mucho a lo largo de estos años en El Bierzo. Cuando las cosas vienen mal dadas, de nada sirven las heroicidades individuales.

Creo que hemos aprendido la lección. Iniciamos el siglo XXI con nuestros principales sectores productivos agonizando; luego vino la crisis mundial de 2008 y, más recientemente, el cierre total de minas y centrales térmicas. Mientras tanto, en nuestra comarca se comenzó a apostar por algo que siempre estuvo ahí, un enorme potencial agroalimentario y turístico. Y por fin a principios de marzo las administraciones y los agentes sociales de la provincia, de la comunidad y del Estado, se unían para sentar las bases de la recuperación económica. Si queremos prosperar, tenemos que hacerlo unidos y apostando por lo nuestro. La receta es sencilla. Si consumimos productos de nuestra tierra ayudaremos al agricultor, quien podrá comprar en la tienda de su barrio. El tendero podrá, a su vez, ir a comer a un restaurante y el dueño del restaurante necesitará los servicios de una gestoría, que dará empleo a varias personas, y así sucesivamente. Tomando conciencia de la importancia de cada pequeño gesto en favor del otro será mucho más fácil recorrer este duro camino. Estaremos creando una comarca más fuerte y próspera.
Volver arriba
Newsletter