Publicidad
Antonio, la vida de aquel León que se fue a NY

Antonio, la vida de aquel León que se fue a NY

LNC CULTURAS IR

Antonio realizaba reportajes y cubría eventos de todo tipo en León y toda la provincia. |  ANTONIO Ampliar imagen Antonio realizaba reportajes y cubría eventos de todo tipo en León y toda la provincia. | ANTONIO
Fulgencio Fernández | 17/09/2021 A A
Imprimir
Antonio, la vida de aquel León que se fue a NY
Obituario Antonio Díez Carracedo era el nombre completo de quien estaba detrás de Foto Antonio y el recordado escaparate de la Calle de la Rúa, donde siempre mostraba alguna de las joyas de una colección que acabó en Estados Unidos. Este miércoles, a los 89 años, fallecía quien fue otro de los pioneros de la fotografía y el reporterismo leonés
Todos los leoneses que paseaban por la céntrica e histórica calle de la Rúa se detenían en el número 9, ante el escaparate que bajo el nombre de Foto Antonio mostraba alguna de las joyas de la gran colección que guardaba en cajas subiendo al piso. Nadie pasaba sin comentar aquellas viejas fotos que realmente eran viejos recuerdos.

Y fuimos muchos los que subimos aquellas escaleras para buscar fotos para algún trabajo, para algún libro, para algún regalo. Le decías a Antonio las necesidades y él —ayudado por su hija— buceaba en aquellas cajas y siempre tenía imágenes pues Antonio Díez Carracedo había sido otro de los nombres históricos de la fotografía y el reporterismo en León, otro gran pionero. Miles de imágenes que eran un documentado viaje por la historia del último siglo en León, capital y provincia.

No hay más que ojear libros de historia, personajes, deportes, vida social leonesa... y se irán repitiendo los nombres: Foto Antonio, Bayón, Jesús, Manuel Martín, Gracia... hasta César y Mauricio, que coincidieron con ellos.

- O Garay.
- O Garay, que con él comenzó Antonio en la profesión, como recordaba siempre. «Un día vi en Foto Garay un cartel de que necesitaba un chico y ése era yo». Por cierto, nunca dejaba de recordar que esta tierra tenía una deuda pendiente con Garay, lo que no imaginaba entonces era lo que le acabaría ocurriendo a él que pensando que3 su colección merecía mejor destino que ir sacando algunas fotos sueltas a interesados debería estar a disposición de los leoneses so colección completa, miles de imágenes. Lamentaría la palmada por respuesta de unos (Caja España), el olvido como costumbre de otros (Diputación) y la curiosa pretensión de la Junta que se mostraba dispuesta a aceptarla como regalo... hasta que apareció un curioso ex agustino leonés, Faustino Quintanilla, antiguo monaguillo de San Isidoro, experto en arte y vinculado a una galería de arte de una universidad de Nueva York. Cuando Quintanilla visitaba León era de los que se detenía en el número 9 de la calle de La Rúa, también de los que subía para llevarse trozos de León a Nueva York y él propició llevarse toda la colección, cuarenta mil fotos que allí están en los Fondos Antonio Díez Carracedo. Foto Antonio. León.

Y allí seguirán, sin la tutela de Antonio, que se nos fue este miércoles, a los 89 años de edad, en silencio, como siempre. No se esperaba el desenlace pues el fotógrafo estaba bien, lúcido, ilusionado con sus aportaciones a la Asociación Nacional de Fotografía Analógica Nicephore Niepce de la que era vicepresidente pues, explicaba: «No dejaremos que muera el recuerdo de nuestro pasado desde el día que se invento la Fotografía». Joseph Nicephore Niepce fue quien en 1826 consiguió captar la primera imagen permanente utilizando una cámara oscura y una mezcla liquida de betún de Judea y aceite de lavanda como material fotosensible sobre una placa de estaño pesado. Pero la pandemia le golpeó como a tantos, muchas meses sin apenas salir de casa... y el miércoles se apagó la luz de su mejor fotografía, su vida.

Antonio había sido uno de aquellos pioneros todoterreno, presentes en todas partes pues compaginó su trabajo diario con la fotografía en prensa, en periódicos como Proa o El Diario de León y en las agencias de noticias de la época: la histórica Efe o Cifra Gráfica, más volcada en la fotografía. Antonio llegaba el primero pues tenía un secreto: «Yo hacía las fotos y mi mujer las revelaba, al momento».

Así fue recogiendo eventos, algunos históricos, como el Congreso Eucarístico del que contaba tantas historias como fotos tenía, de la Cultural, los primeros pasos del Ademar, la Semana Santa, los monumentos de la provincia, las visitas institucionales... la vida de aquel León que ahora vive en Nueva York.
Volver arriba
Newsletter